Escríbenos: 999-488-746 Reservar cita
blog-img

trasplante de cara: Casos de pacientes

Podríamos definir un trasplante de cara como un injerto de piel que implica reemplazar alguna parte del rostro del paciente por la cara de un donante. Sin duda, se trata de una de las cirugías más difíciles que existen actualmente y aún tenemos que realizar muchos avances en esta dirección. No obstante, ya se han logrado dar pasos agigantados en este campo y han podido dar una gran solución a muchas personas que necesitan un trasplante de cara.

Los pacientes que se podrían ver beneficiados por este procedimiento son aquellas personas que sufren malformaciones faciales por quemaduras, traumatismos, enfermedades o incluso malformaciones congénitas.

Existe una alternativa al trasplante de cara que sería trasladar la propia piel del paciente, de zonas como el dorso,  las pompis o muslos. Se necesitarían muchísimas operaciones para poder recuperar las funciones normales, aunque limitadas. Este procedimiento da como resultado un cara con muy poca movilidad, o nula, y sin sensibilidad.

A lo largo de la historia reciente, hemos podido ver casos en los que se han realizado intervenciones que iban dirigidas hacia un trasplante completo de cara. No obstante, se considera el primer trasplante total de cara del mundo con éxito la operación desarrollada el 20 de marzo de 2010 en el Hospital Universitario Valle de Hebrón en Barcelona. Se necesitó la intervención de 25 profesionales durante 30 horas. El paciente era un hombre joven que tenía una severa deformidad en el rostro que había sido causada por un traumatismo. Esta deformación le impedía respirar correctamente por la boca y por la nariz.

Para el procedimiento, se reconstruyó el rostro del paciente como una réplica de su propia cara con los tejidos faciales de un donante. Estos tejidos se colocaron en líquidos de conservación, un paso similar al que se realiza en un trasplante de otro órgano.

¿Cómo se realiza el trasplante de cara?

Podemos decir que este procedimiento consiste en un conjunto de operaciones muy complejas que requieren diferentes equipos de especialistas. Los equipos se van rotando según sean necesarios en cada momento de la operación. Hemos de tener en cuenta las características del paciente antes de empezar la operación, con factores como el tipo de tejido, la edad, el sexo y el color de la piel. Entonces, básicamente, sustituiremos la cara del paciente por la cara del donante. En la cara incluiremos la grasa subyacente, los nervioso y os vasos sanguíneos, pero no los músculos. Cada es de larga duración, entre 8 y 15 horas, según el caso, y el paciente tendrá que estar en el hospital entre 10 y 14 días.

Un equipo médico se encarga de extraer la cara del donante, que se encuentra en estado de muerte cerebral, pero con latido cardíaco. A su vez, otro equipo prepara los vasos sanguíneos y las estructuras reconstruidas en el paciente. Entonces, hay que conectar el rostro del donante a varios conductos el receptor: ocho vasos sanguíneos, cuatro arterias y cuatro venas. De ese modo la piel recibirá la sangre con oxígeno y nutrientes. Tras este paso, también sería necesaria conectar los nervios que controlan la capacidad sensitiva y los movimientos faciales.

Al acabar el procedimiento, el paciente debe tomar medicamentos durante toda su vida. Esto es así para evitar el rechazo de la cara y suprimir el sistema inmune del propio paciente. Debemos tener en cuenta que esta inmunosupresión a tan largo plazo aumenta el riesgo de desarrollar otras enfermedades e infecciones.

Como te puedes imaginar, se trata de una cirugía muy complicada y puede tener problemas, como infecciones, que podrían volver la cara de color negro. Si esto sucede, se necesitaría realizar un segundo trasplante o reconstruir con injertos de piel. También hay que tener en cuenta los efectos psicológicos que puede tener el procedimiento en el paciente.

Otro punto que tenemos que destacar es que el trasplante no da a la cara del receptor el aspecto que tenía el paciente donante. Tanto la musculatura como los huesos son diferentes. Los movimientos faciales serán provocados por el cerebro, por lo que la personalidad que se expresa en el rostro recordará al paciente.

Casos de pacientes de trasplante de rostro

Durante los últimos diez años, hemos podido ver una impresionante evolución de este procedimiento, ya que se han dado varios casos de trasplante de cara.

El primer trasplante de cara parcial del mundo en una persona viva data de noviembre de 2005 y se realizó en Amiens, Francia. En la operación, se le injertaron un triángulo de tejido facial de la nariz y de la boca de una persona que había fallecido.

En 2009, re realizó el primer trasplante de cara que incluía la mandíbula y la lengua. Este procedimiento tuvo lugar en España, en el Hospital La Fe de Valencia. Un año después, y como hemos comentado anteriormente, se realizó el primer trasplante total de cara realizado en todo el mundo también en España, concretamente en Barcelona.

primer-trasplante-de-cara

procedimiento-trasplante-de-rostro

Sin duda, se trata de una intervención muy compleja y muy polémica. Existen muchos problemas psicológicos implicados y una alta probabilidad de fallo técnico. Es una operación muy novedosa, por lo que los casos de operaciones realizadas con esta técnica son contados.

Si miramos atrás, en menos de una década, se han realizado una treintena de trasplantes de cara en todo el mundo. Los resultados obtenidos hasta ahora son esperanzadores ya que la gran mayoría de pacientes recuperan la sensibilidad, o parte, y puede volver a recuperar esa parte de humanidad.

En la mayoría de casos, han existido episodios de rechazo agudo, aunque se han podido solventar con medicación. No obstante, no se ha producido ningún episodio de rechazo crónico, cuyo resultado podría ser fatal. Es evidente que los casos son mucho mejores de lo que se podría esperar hace apenas diez años. De momento, han fallecido tres pacientes, en circunstancias muy particulares.

Como puedes ver, es una operación muy difícil en la que se implican un gran número de profesionales y un potente equipo. Aún queda un largo camino por recorrer en este sentido, pero es una gran esperanza para muchas personas.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Dra. Ronmy Mendez

Dra. Ronmy Mendez author

cirujano plástico con Master en Docencia e Investigación en Salud.
Ver artículos

Déjanos tu comentario