Como cualquier otra parte del cuerpo de una mujer, debemos cuidar nuestra vagina con una serie de cuidados. Tenemos que mantenerla en las mejores condiciones: bella, joven y saludable. Desde aquí, te queremos dar una serie de tips que te resultarán realmente útiles e interesantes. Toma nota y mantén tu vagina en un estado excelente:

Evitar ganar y perder peso constantemente: si pierdes y ganas peso repetidamente, puedes provocar la pérdida de firmeza en ciertas zonas de tu cuerpo, como el abdomen, los glúteos, los brazos o las piernas. Seguro que ya sabías esto. Pero quizás no te habías parado a pensar lo que puedes provocar en tu vagina. Podemos crear cierta flacidez en los labios mayores, con lo que comprometeremos su forma y su volumen.

Sentarse sobre un balón de pilates: una excelente forma de entrenar tus músculos vaginales es sentándote durante al menos 15 minutos en una pelota de Pilates. Puedes practicarlo cada día en tu casa, en el gimnasio o hasta en tu oficina. Mientras estás sentada en uno de estos balones, obligas a los músculos del suelo pélvico a que se contraigan, sin casi darte cuenta. Así, podrás mantener tu suelo pélvico ejercitado y tonificado.

Intenta tener una vida sexual activa: practicar relaciones sexuales es una perfecta manera de ejercitar y mantener tu vagina en forma. La estimulación aumenta el flujo sanguíneo en esta zona tan sensible de las mujeres. Si no tenemos relaciones con cierta frecuencia, nuestros tejidos y músculos pueden llegar a cambiar, lo que afectará la lubricación y la intensidad de nuestros orgasmos.

Montar en bicicleta: el ciclismo también puede contribuir a la salud de nuestra vagina. Se ha podido comprobar que ese contacto y fricción entre la entrepierna y el asiento puede ayudar a aumentar el tamaño que tienen nuestros labios vaginales.

Utilizar jabones más suaves: la rutina de limpieza vagina tiene que ser muy delicada. Debemos utilizar jabones íntimos especiales que puedan mantener el equilibrio de tu pH. Muchos jabones comunes que utilizamos cuando nos duchamos pueden ocasionar reacciones, como ciertas alergias o incluso irritación. Siempre debemos intentar evitar estos problemas.

Practicar ejercicios Kegel: últimamente, se han puesto muy de moda este tipo de ejercicios vaginales. Son unas rutinas destinadas a ejercer los músculos que están debajo del útero y la vejiga. Son perfectos para aquellas mujeres que quieran recuperar y mejorar el aspecto de su vagina, quizás tras un parto o por cuestiones que pueden estar relacionadas con la incontinencia urinaria. Pero no solo sirven para mejorar estas situaciones, sino que es una excelente manera de prevenir posibles problemas en un futuro al fortalecer estos músculos.

Evitar la penetración sin ningún tipo de lubricación: si tu vagina no está bien lubricada durante el acto sexual, podemos correr el riesgo de padecer alguna lesión o irritación. Deberías estimularla previamente antes de la penetración o ayudarte de geles lubricantes. Podemos correr el riesgo de tener accidentes que nos pueden provocar molestias y dolor tanto durante el acto como después.

Visitar de manera regular a tu ginecólogo: toda mujer debería visitar a su ginecólogo al menos una vez al año para poder descartar enfermedades o infecciones y comprobar el estado de salud de nuestra vagina. Habitualmente, corremos el riesgo de enfrentarnos a problemas como la vaginosis bacteriana, la tricomoniasis o la aparición de ciertos hongos. Tienen causas muy comunes que pueden ser desde la humedad en la ropa interior, hasta jabones o el uso regular de tampones.

Por otro lado, también deberíamos cuidar la flora vaginal, pues es otro de los puntos clave en la salud de nuestra vagina. En ella, se pueden encontrar unas 15 especies bacterianas diferentes y cuya principal función es garantizar que nuestra vagina esté a salvo de patologías infecciosas. El equilibrio de esta flora vaginal vendrá determinado por ciertos factores, tanto externos como propios. Estamos hablando de la edad, la fase del ciclo menstrual, la actividad sexual, el consumo de antibióticos, el uso de métodos anticonceptivos o determinados productos higiénicos.

 ¿Por es importante tener una vagina joven y saludable?

Ahora que ya sabes cómo mantener tu vagina joven y saludable, quizás te preguntes porqué deberías seguir estos consejos.

Cuando eres joven, no ves la necesidad de mantener en forma tu vagina. Sin embargo, con el paso de los años, podrás experimentar ciertos problemas que puedes evitar con una vagina joven y saludable. Por ejemplo, puedes sufrir incontinencia urinaria cuando tus músculos se debiliten de forma natural. Si has entrenado tu vagina, tus músculos estarán más preparados y podrás solucionar este incómodo problema.

Si mantienes tu vagina saludable, también podrás librarte de infecciones y otras enfermedades que puedes padecer por múltiples causas. Recuerda que debes cuidar de tu vagina como si lo harías de cualquier otra parte de tu cuerpo. No lo olvides.

La cirugía genital femenina como alternativa

Puede ser que te encuentres en una edad avanzada y no hayas podido tomar todas las medidas de precaución necesarias para tener una vagina joven y saludable. No te preocupes, aún existen soluciones para afrontar los diferentes problemas que podrían producirse.

La cirugía genital femenina permite mejorar tanto la sensibilidad como la apariencia estética de la vagina. Este procedimiento, conocido como vaginoplastia, puede corregir alteraciones del aparato genital femenino que pueden presentarse por diferentes causas. El parto puede ser una de ellas.

La reconstrucción vaginal tiene como objetivo recuperar esas características que son propias de la juventud. Por otro lado, también puede corregir ciertas condiciones, como puede ser la hipertrofia de los labios mayores o la hipoplasia de los labios menores o mayores.

Así pues, es posible que aunque hayas seguido consejos como los expuestos anteriormente, seas la paciente ideal para someterte a este tipo de procesos. Por ejemplo, durante el parto, la mujer sufre alteraciones y lesiones de los tejidos que rodean su canal vaginal. Otro tipo de causa puede ser patológica. En este caso, la cirugía genital femenina puede reajustar las estructuras que hayan sufrido daños, devolver su forma natural y mejorar toda la sensación durante las relaciones sexuales.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 valoraciones, promedio: 1,00 de 5)

¿TIENES ALGUNA DUDA?

rejuvenecimiento vaginalLa vagina es una de las zonas en la mujer que requiere de cuidado, el médico dará diversas alternativas para una cirugía óptima, la necesidad del paciente será la clave para uno de los procedimientos. Aquí podemos mencionar los diversos procesos:

Vaginoplastia:

El tiempo es un factor determinante para este tipo de cirugía, en este especialidad lo que se busca es reconstruir y mejorar los órganos de la pelvis femenina. Las consecuencias para esta cirugía es haber tenido un parto o el exceso de peso. (más…)

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en valorar el post)

También te puede interesar

¿TIENES ALGUNA DUDA?