Conforme envejecemos, empezamos a descubrir los efectos de este proceso inevitable que es el paso del tiempo. La piel de nuestra cara es una de las zonas más afectadas. Aunque puede que no sea muy importante para algunas personas, sí que lo es para otras que no están a gusto con su nuevo aspecto y desean una apariencia más joven.

Actualmente, existe una gran variedad de procedimientos que te pueden ayudar. Muchos pacientes intentan evitar incisiones, tratamientos invasivos y periodos de recuperación más largos. Par ellos, una de las opciones principales puede ser el rejuvenecimiento facial con láser. Este proceso también es conocido como peeling con láser y puede reducir las arrugas. Normalmente, se realiza alrededor de los ojos y de la boca.

El rejuvenecimiento facial con láser es uno de los tratamientos cosméticos más novedosos y su popularidad se incrementa paulatinamente entre la población. En parte, esta aceptación es debida a las múltiples ventajas que posee sobre otros métodos de rejuvenecimiento. Por ejemplo, se necesita un menor tiempo de recuperación, hay menor sangrado, moretones y molestias.

¿En qué consiste el rejuvenecimiento facial con laser?

Es un procedimiento que puede llevarse a cabo en un periodo relativamente corto de tiempo, desde unos minutos hasta poco más de una hora. Cuando acabe con el proceso, el paciente puede volver a su casa el mismo día. Así pues, se trata de uno de los tratamientos menos invasivos que existen actualmente.

Durante el proceso, se utiliza una luz intensa de láser que provoca la vaporización de las capas superiores de nuestra piel en esas zonas que están dañadas. El médico mueve el láser, por lo que requiere una gran precisión, hasta que alcanza una capa de piel en la que las arrugas, cicatrices o marcas no son tan visibles. Esa nueva piel reemplazará a la piel vieja, por lo que tendrás un mejor aspecto en general.

Cuando acabas la intervención, se suelen aplicar pomadas o cremas de protección en las zonas tratadas para favorecer su curación.

En la gran mayoría de los casos, solamente se utiliza anestesia local, a menos que la cicatrización sea más amplia. En estos casos concretos, el médico te expondrá la posibilidad de suministrar anestesia general para que estés dormido. Cuando el especialista haya acabado, puedes presentar ciertas molestias o incluso un poco de inflamación en las áreas tratadas. Para ello, el profesional puede adminístrate analgésicos y recomendarte la aplicación de bolsas de hielo.

¿Quién necesita hacerse el rejuvenecimiento facial con laser?

Los pacientes que se deciden a realizar un rejuvenecimiento facial con láser son personas que quieren mejorar el aspecto de sus rostros con un procedimiento relativamente rápido y un periodo de inactividad corto. Es, por tanto, un proceso eficaz y seguro, que te puede suponer un aumento de confianza en ti mismo gracias a un mejor aspecto físico. Ten por seguro que tu rostro se verá beneficiado por este tratamiento.

Las personas que se han sometido a este tratamiento están muy contentas con los resultados. En poco tiempo, han perdido la timidez y dejan atrás los complejos. Tienen una piel mucho más suave y una apariencia más juvenil. No obstante, las expectativas deben de ser realistas en todo momento y comprender que estamos tratando de mejorar su aspecto en áreas concretas, no arreglar todo tipo de imperfecciones. En tu primera visita con el médico, comenta los resultados que quieres obtener y las razones que tienes para querer someterte a este proceso. El médico también sabrá responder a todas las dudas que puedas tener y aconsejarte lo mejor para ti en cualquier circunstancia.

También debes tener en cuenta que esta intervención no se aconseja a todo tipo de pieles. Para personas con la piel más oscura, pueden ser necesarios hasta seis o nueve meses para recuperar la pigmentación normal tras el láser. Además, si estás tomando alguna medicación que incremente la cicatrización o sufres de algún tipo de trastorno de la piel, puede que tampoco seas el candidato adecuado. Para averiguar si debes realizarte o no este proceso, es mejor que acudas a un dermatólogo para tratar todas estas cuestiones.

Los efectos secundarios del rejuvenecimiento facial con laser

Los pacientes suelen necesitar aproximadamente una semana para recuperarse. Como consecuencia, es normal que la piel trabajada tenga un tono algo rosáceo o incluso rojo durante las semanas posteriores. Algunos pacientes deciden utilizar maquillaje para tapar estos cambios de color. No obstante, es aconsejable no utilizar maquillaje en esas zonas durante al menos la primera semana.

Normalmente, el médico que te ha tratado te explicará detalladamente las pautas específicas que deberás seguir para una correcta recuperación. Nunca debes arrancar las posibles costras que se formen por el tratamiento. Esto puede dejarte cicatrices. Cualquier costra desaparecerá al cabo de unos diez días sin dejar rastro.

Ya sabemos que en todos los procesos quirúrgicos, tenemos ciertos riesgos. Los pacientes siempre deben de ser conscientes de ello. Aunque el rejuvenecimiento facial con láser es una práctica muy segura y con riesgos mínimos, siempre puede haber pequeños cambios en la pigmentación en algunos casos concretos. También se pueden producir cicatrices y quemaduras. El cirujano puede provocar una lesión en la piel si no tiene cuidado y realiza el procedimiento a demasiada profundidad. Por tanto, la experiencia es clave a la hora de elegir un buen profesional.

En este tipo de tratamiento, es muy poco habitual tener una infección. Se pueden dar otros efectos secundarios, pero todos temporales. Entre ellos, encontramos cierta ternura o sensibilidad de la piel tratada y los cambios de pigmentación comentados anteriormente.

En definitiva, el rejuvenecimiento facial con láser es un procedimiento que aporta muchas ventajas, sobre todo por su carácter poco invasivo. Los problemas de piel, como pueden ser el acné moderado, las patas de gallo y algunas arrugas, se verán reducidos gracias al poder del láser. Además, con este procedimiento, los vasos sanguíneos se sellan, por lo que se reduce el riesgo de la aparición de hematomas, hemorragias e incluso molestias durante la recuperación.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en valorar el post)

¿TIENES ALGUNA DUDA?