¿Cómo tener una piel bonita?

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo. Nos protege del exterior y percibimos el sentido del tacto a través de ella. Es muy importante y, por ese motivo, debemos cuidarla. Cada persona tiene una piel distinta y cada una requiere unos cuidados determinados. Seguro que a estas alturas, ya conoces perfectamente qué … Continúa leyendo ¿Cómo tener una piel bonita?

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo. Nos protege del exterior y percibimos el sentido del tacto a través de ella. Es muy importante y, por ese motivo, debemos cuidarla.

Cada persona tiene una piel distinta y cada una requiere unos cuidados determinados. Seguro que a estas alturas, ya conoces perfectamente qué tipo de piel tienes y qué productos te funcionan mejor para tenerla sana y bonita. No obstante, hay una serie de pautas que se podrían aplicar para todo el mundo. Veamos algunos de esos consejos que pueden servirte para mantener tu piel joven, firme y sin manchas.

Cuando acabe tu día, es vital que te limpies el rostro bien para eliminar todo resto de maquillaje, las células viejas que pueden quedar, bacterias y otras particulas como el polvo o suciedad. Esta higiene también nos ayudará a que nuestra piel se oxigene y eliminar todas las posibles obstrucciones que pueden tapar nuestros poros. Es mejor utilizar agua tibia, ni muy caliente ni fría.

Tras esta rutina de limpieza, deberíamos aplicar una buena loción o crema humectante. Deberás seleccionarla según el tipo de piel que tengas. Las asociaciones internacionales de dermatología recomiendan utilizar algún producto con retinol, péptidos o factores de crecimiento para poder reparar los tejidos.

No tienes que gastarte el dinero en cremas caras. La clave para tener una piel saludable y bonita es seguir una buena rutina de limpieza y realizar esos cuidados básicos cada día.

Por la mañana, es importante lavara nuestra piel para eliminar toxinas y grasas que se han producido mientras dormíamos. No tenemos que excedernos con la limpieza, solo necesitamos hacerlo con agua. Si nos pasamos, también corremos el riesgo de quitar esa capa lipídica que protege nuestra piel de manera natural.

Tras limpiarla por la mañana, debemos nutrir nuestra piel para que pueda mantener toda la humedad y elasticidad. Así pues, podemos aplicar una crema humectante o loción nutritiva en toda nuestra cara y el cuello. Además de tener una piel saludable, tendremos un rostro suave y luminoso. También estaremos luchando para prevenir la aparición de arrugas.

Si vas a salir a la calle y hace mucho sol, puede ser una buena idea utilizar protección solar, sobre todo si vas a exponer parte de tu piel durante mucho rato. Ya debes saber que los rayos ultravioleta pueden producir importantes lesiones en tu piel, daños en el ADN y envejecimiento prematuro de la piel. Cada año, se diagnostican millones de casos de cáncer de piel en todo el mundo. Así pues, debes actuar siempre con precaución.

Si tienes un granito, no debes tocarlo. Apretar esos granitos que aparecen en la cara o cualquier otra parte de tu cuerpo puede provocarte una marca que perdurará para siempre. Puedes aplicar algún tipo de producto para ayudarlo a que se seque. Si lo aprietas, dejarás cicatriz y contagiarás a toda esa zona.

Recuerda que la belleza entra por la boca. Si quieres tener una piel tersa, luminosa y joven, es muy importante mantenerte siempre hidratada. Además, una dieta correcta es fundamental para que tu piel tenga las vitaminas y los nutrientes esenciales para tener la firmeza y elasticidad que quieres. Agrega a tu alimentación diaria más vegetales frescos, frutas, granos enteros y proteínas con la menor grasa posible.

Finalmente, la mayoría de expertos en dermatología recomiendan no exfoliar nuestra piel, a pesar de la proliferación de este tipo de productos. Esas cremas con gránulos no exfolian realmente y pueden irritar nuestra piel.

¿Qué vitaminas son buenas para la piel

Las vitaminas nos ayudan a combatir el envejecimiento de nuestra piel y otros síntomas del paso del tiempo. Así pues, desde aquí, te queremos dar una lista de cuáles son las vitaminas más adecuadas para tu piel y dónde puedes encontrarlas.

La vitamina A te ayuda a crear los pigmentos de la piel, por lo que favorece un bonito bronceado y previene la piel seca. Además, hacemos que las células se regeneren de manera más rápida, lo que provoca la producción de colágeno. Esta vitamina también actúa contra el acné y otros problemas como los eccemas. Puedes encontrarla en la leche, el pescado, la lechuga, la zanahoria, los huevos, las espinacas y los melones.

La vitamina B se utiliza para la elasticidad de la piel. También es muy buena para el pelo y las uñas. Estimula la circulación celular y es muy efectiva contra condiciones como la rosácea. Puedes obtenerla del pescado azul, los cereales, harinas integrales, espárragos, legumbres y los frutos secos.

La vitamina C no solo ayuda a fortalecer tus defensas, sino que también ayuda a tu piel. Es ideal para combatir esos estragos producidos durante todo un verano por la exposición al sol. La encontrarás en los cítricos, los tomates, los pimientos, el perejil y la col.

Finalmente, tenemos la vitamina E que funciona como antioxidante y permite una correcta circulación de la sangre. Es perfecta para cicatrices por sus propiedades regeneradoras y contribuye a combatir el envejecimiento de nuestra piel. Obtenla de aceites vegetales, frutos secos, legumbres, manzanas, maíz, plátanos y aguacates.

¿Qué debo evitar hacer o comer para tener una piel bonita?

Para acabar con este artículo sobre el mantenimiento de una piel bonita, veamos algunas cosas que nunca debes hacer:

No debes acostarte sin quitarte el maquillaje del rostro. Acuérdate del ritual de limpieza antes de ir a dormir para tener una piel bella. El maquillaje no dejará respirar a tu rostro y taponará todos los poros.

No utilices cosméticos caducados. Revisa las fechas de tu maquillaje y asegúrate de que todos tus productos están en buen estado.

Cuida tus pinceles. Tienes que tener siempre pinceles de buena calidad y limpiarlos regularmente. No dejes que se acumulen bacterias que pueden pasar a tu cara.

No debes exfoliarte. Ten cuidado con algunos productos que raspan tu piel sin eliminar la suciedad de manera efectiva.

Esperamos que este artículo te haya servido para ayudarte a tener una piel mucho más joven y fresca. Si sigues estos consejos y mantienes una correcta rutina de limpieza, podrás lucir un rostro radiante y una piel bonita.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en valorar el post)

¿TIENES ALGUNA DUDA?