Uno de los problemas más comunes de la piel es la celulitis. La celulitis es ese mal cutáneo que se produce por la acumulación de nódulos de lípidos y otras sustancias en determinadas zonas de nuestro cuerpo. De ese modo se crea ese aspecto de piel de naranja. Sus causas son muy diversas y pueden ir desde factores genéticos hasta el estrés. Veamos cuáles son los factores más comunes para que aparezca:

Como en muchos otros casos, la genética tiene mucho peso en la celulitis. Las mujeres que tengan en su familia antecedentes de obesidad y celulitis tendrán cierta predisposición a padecerla.

El sedentarismo también es clave en su aparición. Si no realizamos algún tipo de actividad física, no contribuimos a que la sangre circule correctamente. Esto es fundamental para prevenir la celulitis.

También tu alimentación tendrá mucho que ver. Debes evitar el exceso de calorías y de grasas saturadas, además del exceso de sal. Intenta hidratarte correctamente bebiendo al menos dos litros de agua al día. El consumo de alcohol y tabaco también contribuirá al problema.

Otras cuestiones que en un principio pueden parecer menores pueden influir en su desarrollo. Por ejemplo, como hemos comentado anteriormente, el estrés genera tensiones y dificulta la circulación del torrente sanguíneo. También los tacones altos pueden generar un proceso similar, así como estar mucho tiempo sentado o de pie.

¿Cómo prevenir la aparición de celulitis?

Para tratar de prevenir la celulitis, podemos darte tres tipos diferentes de consejos. En primer lugar, contamos con algunas sugerencias restrictivas, con aquellos productos o alimentos que debes evitar. En segundo lugar, encontramos las recomendaciones de cuidado, terapéuticas y dietéticas. Finalmente, vemos algunas técnicas que pueden ayudarte a su prevención. Veámoslo todo.

Las restricciones

Deberías limitar tu consumo de café: la cafeína limita la capacidad de los riñones de filtrar la sangre y liberar toxinas.

Intenta evitar situaciones de estrés en la medida de lo posible: los nervios y la ansiedad empeoran el proceso celulítico.

Deja el tabaco: dificulta la correcta circulación de la sangre.

Evita realizar actividad física de forma abrupta o con un alto impacto.

Evita el consumo de alimentos refinados y con grasas saturadas. Nos provocan la acumulación de productos de desecho, substancias tóxicas y grasas.

Limita tu consumo de alcohol: dificulta un buen funcionamiento de la depuración del organismo.

Recomendaciones

Mantén una dieta equilibrada y balanceada, con alimentos ricos en fibras para poder regular nuestro tránsito intestinal.

Mantente hidratado durante todo el día, consumiendo al menos dos litros de agua.

Realiza ejercicio físico de manera regular.

Cuida tu vestimenta y tu calzado.

Puedes realizar masajes o tratamientos drenantes.

Puedes complementarlo con fitoterapia, siempre que un profesional te lo recomiende.

Otras técnicas que pueden ayudarte a prevenir la celulitis

Veamos algunas técnicas que se utilizan habitualmente para prevenir la celulitis:

El drenaje linfático manual para reducir el edema y mejorar el retorno linfático.

La presoterapia, que es otra forma de realizar el drenaje linfático.

La crioterapia y la termoterapia, aplicando frío o calor en un área concreta.

Las corrientes tonificadoras, para la tonificación de los músculos y mejora de la circulación.

La iontoforesis, que aplica un medicamento gracias a la corriente eléctrica.

Técnicas láser, que mejoran el drenaje, la circulación y alivia el dolor.

¿Cómo se elimina la celulitis?

Para tratar la celulitis, es sobre muy importante llevar una buena alimentación y realizar ejercicio, además de seguir todos los consejos que hemos dado anteriormente.

Debemos llevar una dieta saludable, que sea baja en grasas saturadas y combinarla con una buena hidratación. Tenemos que moderar la sal, así como alimentos salados como algunos pescados o embutidos. Es bueno incluir frutas, vegetales y condimentos naturales.

Para el ejercicio físico, lo ideal sería trabajar esas zonas que pueden ser más propensas a la acumulación de grasas y la aparición de celulitis, como el abdomen o los glúteos.

Además de estas medidas o consejos básicos, existen uno tratamientos que pueden mejorar ese problema tan molesto:

Cremas anticelulíticas: deben tener sustancias involucradas en la circulación, el tejido graso y el tejido conectivo. Debemos aplicarlas correctamente, realizando un masaje circular y ascendente en las áreas más afectadas.

Masajes: deben ser aplicados por profesionales en este campo para poder obtener verdaderos resultados.

También tenemos algunos tratamientos orales que pueden contener fórmulas similares a las cremas.

Tratamientos médicos para la celulitis

Entre los tratamientos médicos tenemos varias alternativas que pueden ser eficaces para combatir la celulitis:

La liposucción: destinada a eliminar celulitis localizada. Se debe realizar un examen previo para determinar la calidad de la piel. Pueden surgir problemas si la piel no es lo suficientemente flexible. Si la situación es la adecuada, introduciremos una cánula y absorberemos la grasa.

Lipoescultura ultrasónica: se utilizan ondas de alta frecuencia para licuar las células de grasa. Es recomendable en zonas flácidas como brazos, muslos o abdomen de mujeres de más edad.

Endermología: es un masaje mecánico ideal para la celulitis localizada y la piel de naranja.

Electrolipólisis: es la técnica que se utiliza más en mujeres delgadas con grasa localizada. Son cuatro tipos diferentes de corrientes eléctricas que consiguen quemar grasa, eliminar toxinas y tonificar los músculos de la piel. Suelen ser necesarias dos sesiones por semana durante al menos cinco semanas.

Mesoterapia: consta de microinyección totalmente indoloras con medicación en dosis muy bajas. Suelen ser efectivas para tratar celulitis más localizada.

Ozonoterapia: esta terapia tiene muchísimos beneficios, además de trata la celulitis. Es oxigenante, revitalizante, regenerador, antiálgico, antiinflamatorio, inmunomodulador y germicida.

Como puedes, existen muchos tipos diferentes de tratamientos para la celulitis. Si padeces este problema, lo mejor que puedes hacer es acudir a un profesional del sector para que te haga un estudio personalizado y te pueda ofrecer la mejor solución para tu caso concreto. Cada piel y cada persona son únicas, por lo que hay que estudiar bien el mejor tratamiento a escoger. Solo así conseguirás deshacerte de la celulitis. No obstante, recuerda que sigue siendo muy importante el trabajo de mantenimiento con una correcta alimentación y cierto ejercicio regular.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en valorar el post)

¿TIENES ALGUNA DUDA?