El embarazo es un estado maravilloso, pero en el que se producen muchísimos cambios en el cuerpo de la mujer. Por ejemplo, podemos observar cambios en la piel y en el pelo. Esto es debido sobre todo a las modificaciones hormonales, inmunológicas y bioquímicas que se producen. En este sentido, es importante poder diferenciar el tipo de afecciones fisiológicas propia de la gestación y las patológicas. A veces, el obstetra o ginecólogo necesitará la ayuda de un dermatólogo para catalogar las lesiones que pueden aparecer en la piel de una embarazada.

Se conoce como dermatosis del embarazo al conjunto de afecciones de la piel que se producen durante la gestación y que tienen características similares. En el artículo de hoy, repasaremos las afecciones más frecuentes que se dan en las mujeres embarazadas y veremos qué podemos hacer para tratarlas y cuidar nuestra piel.

¿Qué problemas presenta la piel durante el embarazo?

En primer lugar, trataremos el herpes gestationis. Tiene una incidencia variable y suele afectar a las mujeres que ya han tenido más hijos, con un mayor porcentaje entre las mujeres de raza blanca.

Esta afección consiste en la aparición de un picor o prurito que precede a lesiones ampollosas o urticaria en la piel. Este tipo de lesiones se suelen localizar en el abdomen, sobre todo alrededor del ombligo, y se extienden de forma centrífuga al resto del cuerpo. No llega a afectar a la zona del rostro o mucosas. Así pues, estas lesiones aparecen con forma circular y se acaban transformando en vesículas o ampollas con contenido transparente. Normalmente, se produce cierta remisión en los últimos meses del embarazo, aunque vuelve a aparecer en el momento del parto o postparto.

Se ha determinado que su origen es autoinmune y se debe a la producción de anticuerpos que combaten la membrana basal durante todo el embarazo.

En segundo lugar, encontramos la erupción polimorfa del embarazo, que es la dermatosis más frecuente en mujeres embarazadas. Se calcula que se produce en una de cada 150 embarazados y sobre todo afecta a las mujeres con el primer embarazo. Las mujeres embarazadas de gemelos suelen ser más propensas a esta erupción.

Este problema empieza por un picor intenso e insoportable de día y de noche. Tras unas semanas, aparecen ciertas lesiones en la piel con forma de pápulas. Estas lesiones se pueden identificar porque están un poco inflamadas, son elevadas y de color rojo. Estas pápulas evolucionan hasta formar placas delimitadas que pueden acabar en vesículas, pero no en ampollas.

Se producen en la zona del abdomen y caderas, pero no alrededor del ombligo. Luego, se extiende por el tronco y las raíces de las extremidades. Se desconocen sus causas, pero parece tener relación con la aparición de estrías porque suelen compartir las mismas zonas.

En tercer lugar, la foliculitis es una erupción en forma de pequeños granos que producen mucho picor. Suele extenderse por todo el cuerpo, aunque se concentra en abdomen y mamas. Empieza a partir del segundo trimestre y desaparece de forma espontánea tras el parto.

Aunque su origen es desconocido, se ha identificado como una reacción acneiforme porque se parece mucho al acné y se cree producida por las alteraciones hormonales durante el embarazo.

En cuarto lugar, el prurigo del embarazo se da en 1 de cada 300 embarazos. Normalmente, aparece en el primer trimestre del embarazo, aunque también se puede dar en el segundo. Son unas lesiones palpables y elevadas con menos de 1 cm de diámetro y ciertos nódulos rojos en la piel. Suelen producir mucho picor y aparecer en brazos y piernas.

Se desconoce la causa, aunque se piensa que se debe a los propios cambios del embarazo.

Finalmente, la colestasis del embarazo suele aparece durante el último trimestre del embarazo. Suele caracterizarse por un gran picor o prurito y produce lesiones por rascado. Es decir, las lesiones no son producidas por esta afección, sino que son causadas por la acción de la embarazada. Primero, el picor aparece en las palmas de las manos y las plantas de los pies. Después, se extiende a piernas, brazos, tronco y la cara. A veces, puede venir acompañada de ictericia, orina más oscura y problemas de mala absorción de la grasa.

¿Cómo tratar las afecciones de la piel durante el embarazo?

Si sufres cualquiera de estas afecciones de la piel durante el embarazo, es importante que acudas a tu médico de confianza cuanto antes. La mayoría de afecciones de la piel no son de mayor preocupación, pero habrá ocasiones en las que necesitarás intervención médica. En muchos de los casos aquí comentados, será necesario un tratamiento tópico con corticoides y antihistamínicos. El uso de corticoides durante el embarazo no afecta al bebé, así que no debes preocuparte en este sentido.

En cualquier caso, tu médico puede necesitar la ayuda de un dermatólogo para poder realizarte pruebas médicas más especializadas. En el hospital o clínica, sabrán identificar el problema y tratarlo convenientemente. Es importante que evites rascarte la zona afectada, aunque en la mayoría de ocasiones el picor sea elevado.

Conclusiones para una mejor piel en el embarazo

Muchas mujeres pasan por una época excelente para su piel durante su embarazo. Tienen la piel sana, con mayor luminosidad y sin acné. Sin embargo, muchas otras sufren cambios no tan placenteros y que pueden llegar a ser importantes tanto para su salud como para la de su hijo.

Durante estos meses, la limpieza es clave y deberemos extremar los cuidados. También deberemos beber al menos un litro de agua al día y ponerse protector solar si estamos mucho tiempo expuestas. Las hormonas del embarazo estimulan la producción de melanina, la sustancia que pigmenta la piel y algunas partes del cuerpo pueden oscurecerse más. Esto ocurre sobre todo en la cara.

Si queremos evitar otros problemas tan comunes como las estrías, deberemos utilizar un hidratante en la zona principal: el abdomen y los muslos. Hazlo entre una y dos veces al día.

Por último, no olvides de cuidar tampoco tu pelo, aunque es probable que lo notes más fuerte que nunca. Muchas mujeres experimentan menos caída de cabello. No obstante, esto puede aumentar tras el parto.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en valorar el post)

¿TIENES ALGUNA DUDA?

¿Cómo tener una piel bonita?

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo. Nos protege del exterior y percibimos el sentido del tacto a través de ella. Es muy importante y, por ese motivo, debemos cuidarla. Cada persona tiene una piel distinta y cada una requiere unos cuidados determinados. Seguro que a estas alturas, ya conoces perfectamente qué … Continúa leyendo ¿Cómo tener una piel bonita?

La piel es el órgano más extenso de nuestro cuerpo. Nos protege del exterior y percibimos el sentido del tacto a través de ella. Es muy importante y, por ese motivo, debemos cuidarla.

Cada persona tiene una piel distinta y cada una requiere unos cuidados determinados. Seguro que a estas alturas, ya conoces perfectamente qué tipo de piel tienes y qué productos te funcionan mejor para tenerla sana y bonita. No obstante, hay una serie de pautas que se podrían aplicar para todo el mundo. Veamos algunos de esos consejos que pueden servirte para mantener tu piel joven, firme y sin manchas.

Cuando acabe tu día, es vital que te limpies el rostro bien para eliminar todo resto de maquillaje, las células viejas que pueden quedar, bacterias y otras particulas como el polvo o suciedad. Esta higiene también nos ayudará a que nuestra piel se oxigene y eliminar todas las posibles obstrucciones que pueden tapar nuestros poros. Es mejor utilizar agua tibia, ni muy caliente ni fría.

Tras esta rutina de limpieza, deberíamos aplicar una buena loción o crema humectante. Deberás seleccionarla según el tipo de piel que tengas. Las asociaciones internacionales de dermatología recomiendan utilizar algún producto con retinol, péptidos o factores de crecimiento para poder reparar los tejidos.

No tienes que gastarte el dinero en cremas caras. La clave para tener una piel saludable y bonita es seguir una buena rutina de limpieza y realizar esos cuidados básicos cada día.

Por la mañana, es importante lavara nuestra piel para eliminar toxinas y grasas que se han producido mientras dormíamos. No tenemos que excedernos con la limpieza, solo necesitamos hacerlo con agua. Si nos pasamos, también corremos el riesgo de quitar esa capa lipídica que protege nuestra piel de manera natural.

Tras limpiarla por la mañana, debemos nutrir nuestra piel para que pueda mantener toda la humedad y elasticidad. Así pues, podemos aplicar una crema humectante o loción nutritiva en toda nuestra cara y el cuello. Además de tener una piel saludable, tendremos un rostro suave y luminoso. También estaremos luchando para prevenir la aparición de arrugas.

Si vas a salir a la calle y hace mucho sol, puede ser una buena idea utilizar protección solar, sobre todo si vas a exponer parte de tu piel durante mucho rato. Ya debes saber que los rayos ultravioleta pueden producir importantes lesiones en tu piel, daños en el ADN y envejecimiento prematuro de la piel. Cada año, se diagnostican millones de casos de cáncer de piel en todo el mundo. Así pues, debes actuar siempre con precaución.

Si tienes un granito, no debes tocarlo. Apretar esos granitos que aparecen en la cara o cualquier otra parte de tu cuerpo puede provocarte una marca que perdurará para siempre. Puedes aplicar algún tipo de producto para ayudarlo a que se seque. Si lo aprietas, dejarás cicatriz y contagiarás a toda esa zona.

Recuerda que la belleza entra por la boca. Si quieres tener una piel tersa, luminosa y joven, es muy importante mantenerte siempre hidratada. Además, una dieta correcta es fundamental para que tu piel tenga las vitaminas y los nutrientes esenciales para tener la firmeza y elasticidad que quieres. Agrega a tu alimentación diaria más vegetales frescos, frutas, granos enteros y proteínas con la menor grasa posible.

Finalmente, la mayoría de expertos en dermatología recomiendan no exfoliar nuestra piel, a pesar de la proliferación de este tipo de productos. Esas cremas con gránulos no exfolian realmente y pueden irritar nuestra piel.

¿Qué vitaminas son buenas para la piel

Las vitaminas nos ayudan a combatir el envejecimiento de nuestra piel y otros síntomas del paso del tiempo. Así pues, desde aquí, te queremos dar una lista de cuáles son las vitaminas más adecuadas para tu piel y dónde puedes encontrarlas.

La vitamina A te ayuda a crear los pigmentos de la piel, por lo que favorece un bonito bronceado y previene la piel seca. Además, hacemos que las células se regeneren de manera más rápida, lo que provoca la producción de colágeno. Esta vitamina también actúa contra el acné y otros problemas como los eccemas. Puedes encontrarla en la leche, el pescado, la lechuga, la zanahoria, los huevos, las espinacas y los melones.

La vitamina B se utiliza para la elasticidad de la piel. También es muy buena para el pelo y las uñas. Estimula la circulación celular y es muy efectiva contra condiciones como la rosácea. Puedes obtenerla del pescado azul, los cereales, harinas integrales, espárragos, legumbres y los frutos secos.

La vitamina C no solo ayuda a fortalecer tus defensas, sino que también ayuda a tu piel. Es ideal para combatir esos estragos producidos durante todo un verano por la exposición al sol. La encontrarás en los cítricos, los tomates, los pimientos, el perejil y la col.

Finalmente, tenemos la vitamina E que funciona como antioxidante y permite una correcta circulación de la sangre. Es perfecta para cicatrices por sus propiedades regeneradoras y contribuye a combatir el envejecimiento de nuestra piel. Obtenla de aceites vegetales, frutos secos, legumbres, manzanas, maíz, plátanos y aguacates.

¿Qué debo evitar hacer o comer para tener una piel bonita?

Para acabar con este artículo sobre el mantenimiento de una piel bonita, veamos algunas cosas que nunca debes hacer:

No debes acostarte sin quitarte el maquillaje del rostro. Acuérdate del ritual de limpieza antes de ir a dormir para tener una piel bella. El maquillaje no dejará respirar a tu rostro y taponará todos los poros.

No utilices cosméticos caducados. Revisa las fechas de tu maquillaje y asegúrate de que todos tus productos están en buen estado.

Cuida tus pinceles. Tienes que tener siempre pinceles de buena calidad y limpiarlos regularmente. No dejes que se acumulen bacterias que pueden pasar a tu cara.

No debes exfoliarte. Ten cuidado con algunos productos que raspan tu piel sin eliminar la suciedad de manera efectiva.

Esperamos que este artículo te haya servido para ayudarte a tener una piel mucho más joven y fresca. Si sigues estos consejos y mantienes una correcta rutina de limpieza, podrás lucir un rostro radiante y una piel bonita.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en valorar el post)

También te puede interesar

¿TIENES ALGUNA DUDA?

pasos para tener una piel saludable

En estos últimos tiempos el cuidado de la piel tiene que ser diario, no porque salimos a la playa, al campo o en época de verano debemos usar el bloqueador solar. El uso del bloqueador solar con un factor mínimo de protección de 15 (FPS) debe ser continuo ya que ayuda al cuidado de la piel y nos protege de los rayos ultravioletas aunque no hay brillo solar siempre la piel debe estar protegida.

Las partes importantes en las  que se debe echar el bloqueador solar son: el rostro, cuello, brazos y luego la piel que quede expuesta, por no decir que piel expuesta significa uso de bloqueador. Dependiendo el trabajo que realicemos al día el uso de bloqueador al día cambia. El uso promedio seria tres veces al día, mañana, tarde y noche pero si cuenta con una vida en oficina frente a una pantalla el uso tiene que ser mayor en el rostro(la luz que emite la pantalla de un computador o algún ordenador daña la piel del rostro, en los casos que practiquemos algún deporte sub acuático o frecuentemos mucho el contacto con el agua el bloqueador debe ser a prueba de agua.

Partes del cuerpo que no tomamos en cuenta

Muchas veces pensamos que uso de bloqueador significa cara, brazos, espalda y piernas. Pero hay partes sensibles de nuestro cuerpo que si son afectadas por las radiaciones ultravioletas pueden ser el principal punto para el cáncer a la piel como las orejas, el cuero cabelludo, el cuello, las manos y también la nariz. Según los datos de la fundación The Skin Cáncer los puntos más sensibles en las que se genera el cáncer a la piel son el cuero cabelludo (la cabeza), cuello, manos y barbilla. Entonces lo que debemos hacer es proteger esa zona usando el bloqueador solar, como no hay un bloqueador para el cuero cabelludo podemos protegerlo con algún sombrero

¿Cómo  protegernos?

Como ya nos estamos dando cuenta el so significa tener máxima protección a la piel, con esto no quiere decir que nos escondamos del sol o dejemos de disfrutar los días soleados, pero si tener mucho cuidado en los momentos que la radiación es más fuerte; por ejemplo, de 11:00 a 15:00 pm tratemos de no exponernos por mucho tiempo al sol. Si vamos a estar fuera podemos usar prendas que nos cubran la cabeza y ropas no tan transparentes para que los rayos ultravioletas no traspasen la ropa y dañen la piel. Una buena recomendación es usar siempre ropa de algodón ya que tiene una mejor protección con contra los rayos ultravioletas.

 A tener cuidado!

Cuando se quiere lucir bien, uno quiere tener la piel cuidada, renovada, bronceada pero quizás por falta de tiempo no se puede tener un bronceado natural, y es por eso que muchas personas recurren a las rutinas de bronceado. Pero no es recomendable recurrir a estos bronceados de manera artificial porque solo causan daños a la piel, en especial a las personal con la piel blanca porque en vez de conseguir una piel bronceada solo pueden causarse quemaduras y enrojecimientos.

Aunque hayan distintas alternativas de bronceado  y algunas mejores que otras, se debe tener especial cuidado por las camas o cámaras de bronceado, ya que muchas de estas camas o cámaras utilizan los rayos UVA que son peligrosos para la piel, ya que la penetración a la piel que causan estos rayos son muy profundos. Los principales problemas que se puede tener son resequedad a la piel, aparición de arrugas y en especial el inicio del cáncer a la piel.

Es muy difícil dejar de exponernos al sol y renunciar a ese brillo solar que relaja y encanta, pero con paciencia todo se puede, no podemos perjudicar la piel exponiéndola por muchas horas al sol, así que poco a poco la piel tomara un nuevo tono bronceado ya que la melanina se ira graduando y protegiendo tu piel.

Tampoco podemos acelerar el bronceado de la piel usando los aceites bronceadores ya que en un inicio puede tener buenos resultado pero al final solo causar quemaduras y resequedad en la piel, con calma se debe dejar que el protector solar cambie de tono a la piel. El proceso será un poco lento pero la piel estará protegida y bien cuidada a futuro.

Usar siempre el bloqueador solar

Así como uno se cepilla todos los días, almuerza todos los  días ya que se ha creado un habito desde la infancia, el uso del bloqueador solar debe tener la misma consideración, debe ser de uso diario, si estamos en oficina, casa, o sea época de invierno el uso del bloqueador solar debe ser obligatorio.

Siempre habrá una filtración de rayos ultravioletas aun así haya nubes, estos rayos penetran las nubes y nos puede causar mucho daño. Es más las personas que paran en los nevados o en lugares muy fríos también deben de usar el bloqueador ya que el mismo viento te puede causar quemaduras y los rayos ultravioletas impactan contra el hielo y estos revotan hacia la piel.

Cuidado con los lentes

Por ahorrar nos podemos hacer daño, todos los lentes de sol que compremos deben ser contra filtro UV están un poco más caros, pero por querer ahorrar estamos causando un daño a largo plazo, es mejor comprar unos buenos lentes que siempre nos beneficiaran y cuidaran nuestros ojos y nuestra piel.

Los medicamentos

Si aun teniendo todos estos cuidados a la piel vemos que nuestra piel se daña o se reseca , es decir que aun así nos cuidemos el sol nos sigue dañando es porque hay medicamentos que ayudan a la piel que se haga más sensible.

Estos son los diuréticos y la tetracilina, antes de usarlos debemos consultar al médico para evitar un futura sensibilidad a la piel y no pueda ser dañada con los rayos ultravioletas.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en valorar el post)

También te puede interesar

¿TIENES ALGUNA DUDA?

La piel grasa, suele por lo general notarse brilloso en el rostro ¿lo tienes? Esta aparición de piel grasosa es debido a que laspiel grasosa cuidados glándulas sebáceas producen grasa en exceso. Si esto es un problema para muchos, también tiene una ventaja a comparación de otras pieles, y es que el tipo de piel grasosa tardará más en la aparición de arrugas y manchas. Eso es por un lado, sin embargo este tipo de piel hay que cuidarla, ya que a la vista estéticamente no se verá bien ¿qué pasos seguir? ¿Cómo cuidar la piel? A continuación detallaremos:

– Tanto para pieles s grasosas como para otro tipo de pieles no descuidar los productos básicos. Hay que limpiar el rostro al menos dos veces al día con un buen jabón. Puedes apoyarte con toallitas, por eso es indispensable que siempre tengas a tu disposición para el secado.

– Cuando te bañes, regula la temperatura del agua, al punto de que este tibia, será mucho mejor.

– En el mercado podemos encontrar diversos productos, como jabones que serán de uso adecuado para pieles grasosas. Se suelen recomendar diversas marcas, sin embargos tienes que encontrar aquel que sea adecuado para tu piel y que ofrezca buenos resultados.

– Evita usar productos que resecan la piel. Esto  conllevará , que las glándula sebáceas produzcan aún más grasa.

– Usa humectantes

– Evita las grasas en lo posible, ya que las glándulas son sensibles a ciertos estímulos. Si se consume alimentos con elevados porcentajes de grasa, puede haber un exceso de producción oleosa.

– Es importante los cuidados que le des a tu piel. Una piel sana y saludable, sin duda que se verá muy bien, estéticamente.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en valorar el post)

También te puede interesar

¿TIENES ALGUNA DUDA?