La toxina botulínica

El Botox se ha utilizado durante las últimas décadas en la industria de la cirugía estética como un tratamiento muy popular para las arrugas faciales. El término Botox es el nombre comercial de la toxina botulínica, que deriva de la bacteria clostridium botulinum. Esta bacteria puede ser perjudicial cuando está presente en altas dosis y … Continúa leyendo La toxina botulínica

toxina botulínica botoxEl Botox se ha utilizado durante las últimas décadas en la industria de la cirugía estética como un tratamiento muy popular para las arrugas faciales. El término Botox es el nombre comercial de la toxina botulínica, que deriva de la bacteria clostridium botulinum. Esta bacteria puede ser perjudicial cuando está presente en altas dosis y la toxina causa intoxicación alimentaria. Sin embargo, en pequeñas cantidades diluidas se puede inyectar de forma segura debajo de la piel para actuar como relajante muscular.

El Botox se utiliza sobre todo para tratar las líneas y arrugas mediante la inyección de pequeñas cantidades en los músculos faciales. Normalmente, las sustancias químicas liberadas por las células nerviosas de la cara hacen que los músculos se contraigan, lo que provocan las líneas de expresión. La toxina botulínica bloquea estas señales químicas que causan un ligero debilitamiento de la contracción muscular y un alisamiento de la apariencia de la piel. Contrariamente a la creencia popular, su uso no paraliza los músculos faciales por completo, simplemente los relaja y reduce su respuesta.

Significado de botox: Definición

Así pues, el Botox es el nombre por el que se ha popularizado este tipo de procedimiento cosmético, en el cual se inyecta la proteína que deriva de la toxina botulínica en la piel para minimizar o suavizar las líneas o arrugas de una zona concreta. Esta toxina logra su objetivo al paralizar sensiblemente los músculos de la región específica. El paciente tendrá una apariencia facial limpia y lisa.

Los tipos de botox (toxinas botulínicas)

Actualmente, existen cuatro tipos principales de toxina botulínica utilizas por los médicos:

El Botox médico es la forma de la toxina que se ha utilizado durante un tiempo más largo, tras ser aprobada en 1989. Se utiliza la toxina botulínica tipo A, que es la más potente. Hoy en día se utiliza en más de 70 países y tiene un gran número de aplicaciones médicas no cosméticas.

El segundo tipo es el Botox cosmético, que también se sirve de la toxina tipo A. Se utiliza comúnmente entre las cejas, para las patas de gallo, las líneas horizontales de la frente, las líneas del cuello, pliegues labiales y otras zonas de la cara. Es uno de los procedimientos más populares en cuanto a cirugía plástica y el tema principal que nos ocupa en el artículo de hoy.

La tercera forma es Dysport, también de tipo A pero no está fabricado por Allergan, la empresa principal de Botox y la que tiene los derechos sobre ese nombre comercial. Se ha utilizado alrededor del mundo tanto con fines médicos como cosméticos.

Finalmente, encontramos el Myobloc, que es diferente a las anteriores toxinas, pues es del tipo B. Se está empezando a experimentar con otros tipos de toxinas para no acostumbrar al cuerpo humano a la misma, pues sus efectos quedarían neutralizados por los propios anticuerpos.

La toxina botulínica tipo a

Como has podido ver, la forma más común de toxina botulínica es la tipo A. Esta toxina botulínica tipo A se presenta como medicamento de calidad sintética altamente diluida y cuya principal función es debilitar los músculos cuando se inyecta en la fibra muscular. Existen hasta ocho tipo distintos de toxinas producidas por la bacteria clostridium botulinum, pero este tipo es el más eficaz y el que mejores resultados reporta.

Las esporas de esta bacteria las podemos encontrar en muchos sitios diversos, como en frutas y verduras, pues son inofensivas. Sin embargo, bajo las condiciones adecuadas, carentes de oxígeno, pueden producir la toxina que se busca para los tratamientos cosméticos, así como otros procedimientos médicos.

Los usos del botox en cosmético

Como ya hemos podido ver, los usos cosméticos del Botox se centran en corregir las arrugas y líneas faciales, signos comunes del envejecimiento. Muchas de estas líneas de expresión y arrugas son causadas por la repetida contracción de los músculos de expresión facial. Si nos miramos al espejo, seguro que encontramos más de un ejemplo: arrugas del entrecejo, patas de gallo, líneas en la frente, bajo los labios o bajo los ojos. Como estas líneas se causan por la continua contracción muscular, el Botox permite debilitar o disminuir la fuerza y la profundidad de esas líneas o arrugas producidas. Los procesos más populares son los siguientes:

  • Las líneas de expresión y pliegues entre las cejas.
  • Las patas de gallo que aparecen en las esquinas de los ojos cuando sonreímos o hacemos alguna mueca.
  • Las líneas transversales en la frente
  • Las líneas alrededor de los labios
  • Las arrugas que se extienden desde la punta de la boca hasta el mentón. Nos provocan una mirada triste y promueve la papada.

Estos son solo algunos ejemplos de las zonas en las que se puede emplear esta toxina. Se trata de una intervención muy sencilla y realiza en pocos minutos. Si tienes alguna duda más sobre el proceso, programa una visita con nuestra doctora y ella le atenderá y le resolverá cualquier cuestión. Si quieres tener una piel mucho más lisa y limpia de arrugas, no lo dudes más. El Botox puede ser tu solución.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en valorar el post)

¿TIENES ALGUNA DUDA?