Los métodos quirúrgicos estéticos han avanzado notablemente en las últimas décadas. Entre estos, uno de los más populares y conocidos es sin duda la liposucción o lipoescultura.

Esta técnica tiene como objetivo retirar esos excesos de grasa depositados en puntos clave del cuerpo. Se puede usar en distintas regiones como el mentón, cuello, brazos, senos, abdomen, caderas, glúteos, muslos, rodillas y otros más.

Esta cirugía se caracteriza por una recuperación dolorosa en sus distintas presentaciones:

Liposucción tumescente: la más común de todas. En esta, se inyecta una solución compuesta por anestésico, drogas para contraer los vasos sanguíneos y una solución salina, la cual ayuda a extraer la grasa al ser succionada con ella.

Liposucción asistida por ultrasonido: relativamente nueva, esta técnica se destaca por usar vibraciones ultrasónicas que sirven para desprender la grasa y proceder a ser aspirada.

Liposucción supe húmeda: Muy parecido a la primera, con el contraste que en esta se usa menos líquido que durante la liposucción tumescente y suele requerir una anestesia general.

Durante estas cirugías,

¿Cuál es el efecto de la liposucción en el paciente?

Muchos pacientes tienen una percepción errónea de lo que se puede conseguir mediante una liposucción, por lo que es muy importante, antes que nada, entender más afondo el procedimiento.

La liposucción inicia con una pequeña incisión en el área deseada, es decir, donde se encuentra el acumulado de grasa a retirar. Esta incisión, tiene entre 2 y 10 milímetros de longitud, lo suficiente para que pueda ser introducida a través de ella una cánula.

La cánula aspirará el tejido graso y gracias a sus características no cortantes, el riesgo de provocar daño a vasos sanguíneos importantes, nervios u otras partes es bastante reducido. La idea tampoco es aspirar totalmente el material grasos, ya que se tiene cuidado en dejar una capa de tejido graso necesaria para el correcto funcionamiento de los músculos.

Cuando se da fin a la aspiración, se introduce un tubo de drenaje que permite el retiro de cualquier residuo de sangre o líquidos para luego proceder a cerrar la herida. Esta incisión permanecerá protegida por un vendaje y una faja que mantenga la piel en una posición adecuada para su cicatrización.

Hay que comprender que la liposucción no es un “pase libre” a los malos hábitos alimenticios y de estilo de vida. De hecho, este procedimiento no se considera un reemplazo de una pérdida de peso en casos de obesidad. Las personas que han atravesado esta intervención deben mantener dietas y un estilo de vida saludable que les permita mantener la figura obtenida, de lo contrario, los cúmulos de grasa volverán naturalmente.

Unas de las creencias erróneas es sobre las estrías. Muchas personas se someten a esta intervención esperando la eliminación de las estrías.

Primero, entendamos que son las estrías y cuáles son sus causas. Las estrías ocurren cuando se rompen las fibras elásticas de la piel, dejando las visibles marcas en la piel. En una primera instancia, estas marcas lucen de una coloración rojiza para posteriormente terminar siendo blancas.

Las estrías no generan dolor, a veces una sensación de ardor o pulsación pero generalmente muy leves. Estas marcas pueden aparecen en el abdomen, muslos, nalgas, caderas, busto e incluso brazos.

Cuando el cuerpo trata de adaptarse a un aumento de volumen, la piel hace lo posible en ajustarse; Cuando esta llega a su límite, las capas profundas de la piel se rompen generando las marcas conocidas como estrías. Generalmente se debe a la pérdida de colágeno y con esto, elasticidad en la piel.

Otras causan pueden ser cambios hormonales y el crecimiento del busto en mujeres jóvenes. También existen registros en los que se indica que la disposición genética, es decir la herencia, aumenta notablemente las probabilidades de obtener estrías.

Adicional a esto, si no tienes una piel saludable y por el contrario es seca debido a una mala alimentación, las estrías tienen grandes probabilidades de aparecer.

¿La liposucción ayuda a eliminar las estrías realmente?

La respuesta corta, no. De hecho, las probabilidades son que las estrías puedan ser incluso más notables tras una liposucción.

Las estrías, una vez aparecidas, no es posible corregirlas con estos métodos. Tras una liposucción, estas marcas cambiarán de forma y contorno, pero no desaparecerán. Es decir, no es posible corregir estas irregularidades superficiales con una liposucción.

¿Qué se recomienda hacer para eliminar las estrías?

Antes que nada hay que estar atentos, existen muchas propuestas que aseguran y garantiza remover las estrías como por ejemplo algunos tratamientos con láser, pero la realidad es que estos procedimientos no tienen un soporte clínico serio ni son aprobadas por la FDA.

Aunque no existen métodos 100% comprobados para eliminar las estrías, se han popularizado algunas alternativas que pueden ayudar a disminuirlas.

Por lo general, la exfoliación diaria puede ayudar a remover la piel muerta y abrir paso a la piel nueva para disimular o difuminar un poco las estrías; tomar baños calientes y masajear las zonas afectadas es una alternativa común.

Por otro lado, mantener la piel hidratada ayuda a prevenir y a desaparecer las estrías. Asegúrate de beber mínimo un litro de agua al día y puedes compensar con cremas con elevado contenido de vitamina E.

De igual manera una alimentación equilibrada, donde nos deshagamos de comida que causan resequedad en la piel como productos envasados, congelados y otros de alto contenido de sodio. Recuerda que las bebidas con cafeína como las sodas, el café y el té, pueden originar e impulsar la aparición de las estrías.

Es recomendable que para aclarar mejor tus dudas, siempre acudas en primera instancia a un dermatólogo certificado y de tu confianza para que te ayude a conseguir una piel más sana según tus condiciones.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en valorar el post)

¿TIENES ALGUNA DUDA?

Podríamos definir a las estrías como cicatrices con forma de bandas paralelas que se puedan formar cuando se desgarra la retícula elástica cutánea. Esta retícula es la membrana situada en la dermis y cuya función es garantizar la elasticidad de nuestra piel.

Una estría es, por tanto, el resultado de un proceso de cicatrización de esta membrana. Se trata de una zona muy delicada de nuestra piel y se puede dañar con facilidad si sufre algún tipo de trauma. Entendemos como trauma cualquier roce, distensión o retroceso excesivo. En estas situaciones, esta membrana se verá obligada a tensarse y restringirse a tanta velocidad que no será capaz de adecuarse a unas dimensiones a las que no está habituada. El resultado de este proceso serán las estrías, que suelen aparecer en zonas como el vientre, el pecho, las nalgas, las caderas, las rodillas y los muslos.

Cuando la piel se estira, las fibras que tienen menor elasticidad se rompen y crean estas lesiones. Al principio serán de color rosáceo y evolucionará hacia un rojo violáceo para acabar en un tono más nacarado. Básicamente, las estrías son el reflejo de la separación de la piel en forma de cicatriz. Estas líneas pueden ser un poco profundas y tener una textura diferente al resto de nuestra piel.

Al estirarse la piel no duele, pero sí que nos puede producir cierta sensación de ardor. Podemos ver estas marcas en las mujeres embarazadas, pues entre un 50 y 90% las tienen. Su causa principal es la pérdida o ganancia de peso abrupta que sobrepasa el límite de elasticidad de la piel. Sin embargo, existen muchos tipos de estrías que podremos clasificar por el motivo de su aparición.

¿Por qué aparecen las estrías?

Veamos cuáles son los principales tipos de estrías y las causas de su aparición:

  • Estrías de distención: son las más comunes y están provocadas por pérdidas de peso bruscas.
  • Estrías de pubertad: se originan por los cambios corporales y hormonales rápidos que se producen en esta etapa. Sobre todo las podemos ver en la zona de las nalgas.
  • Estrías de gravidez: suelen aparecer durante el embarazo, especialmente a partir del sexto mes. Varios factores pueden condicionar su aparición: diabetes, embarazo precoz y el peso del feto o de la propia madre antes del embarazo. Se localizan en aquellas áreas donde nuestra piel está sometida a mayor presión. Nos referimos a zonas como el vientre, los senos, las caderas, los muslos y las nalgas.
  • Estrías atróficas: son características de los deportistas y aparecen como consecuencia de movimientos intensos y forzados que pueden causar el estiramiento y rotura de fibras.
  • Estrías de origen vatrógeno: son las que aparecen tras un tratamiento con corticoides.
  • Estrías de origen endocrino: están relacionadas con ciertas enfermedades, como puede ser el síndrome de Cushing.

Para evitar la aparición de las estrías, debemos de tomar ciertas medidas preventivas. Una alimentación sana es esencial en todo momento y evitar cualquier tipo de dieta que nos provoque adelgazar y recuperar peso rápidamente. Es conveniente tener una nutrición equilibrada, abundante en vitaminas y agua, para ayudar a la elasticidad y renovación de nuestros tejidos.

¿Es posible eliminar las estrías completamente?

Si tienes estrías, lo más probable es que hayas investigado o preguntado por maneras de deshacerte de ellas. Quizás incluso has probado algunos métodos. Las estrías son unas cicatrices muy difíciles de eliminar de tu cuerpo. Es cierto que existen tanto remedios naturales como cremas que puedes comprar en el mercado que te pueden ayudar a reducir su visibilidad. No obstante, necesitarás recurrir a algún método más agresivo para eliminarlas de una vez por todas. En este caso, la cirugía estética es la mejor opción para intentar eliminarlas completamente. Debes de tener en cuenta que estas estrías se hacen más profundas conforme pasan los años, por lo que una simple crema no podrá ni llegar a su capa para poder causar algún efecto. De nuevo, la cirugía estética es tu solución.

¿La cirugía estética ayuda a eliminar las estrías?

Gracias al avance de la cirugía estética, es posible eliminar las estrías completamente con tratamientos con láser. Así, los pacientes pueden decir adiós definitivamente a sus estrías y disfrutar de una piel mucho más joven, saludable y sin cicatrices. La eliminación de estrías con láser es un proceso especialmente diseñado para tratar este problema, así como otros defectos que podemos tener en la piel.

Este tratamiento consiste en la eliminación de ciertas malformaciones con láser, un haz de luz concentrado que eliminará las finas capas de piel que rodean nuestras estrías. Esta luz láser ultravioleta de alta energía es capaz de romper uniones moleculares del tejido cutáneo. De este modo conseguiremos que el tejido se desintegre.

Al acabar este procedimiento, la zona quedará algo sensible y roja. En alguna ocasión puede llegar a aparecer ampollas y otros síntomas típicos de las quemaduras. En todo caso, se trata de efectos secundarios temporales que desaparecerán en unos días.

En la mayoría de casos, los resultados son muy eficaces. Hay ciertos factores que influyen en la operación, como la antigüedad de las estrías. Si estas son más profundas y antiguas, serán más difíciles de remover. Se suelen necesitar unas diez sesiones de tratamiento para poder eliminarlas por completo. En casos más graves, estas sesiones solo conseguirán reducirlas y hacerlas menos visibles, pero quizás no las pueden eliminar por completo. El profesional de tu elección sabrá guiarte en todo momento y ofrecerte unas expectativas realistas de lo que puedes esperar. Cada caso y paciente es único.

El beneficio más importante de la cirugía estética para eliminar estrías se su eficacia. El láser tiene una alta tasa de satisfacción entre todos los pacientes que escogen someterse a esta intervención. Es una práctica muy segura, que se controla con gran precisión y no suele producir ningún tipo de lesión. Además, el láser es uno de los procesos invasivos para modificar el aspecto de nuestra piel.

Si tienes estrías en alguna zona de tu cuerpo, sería una buena idea concertar una cita con tu especialista de confianza y descubrir cómo te puede ayudar a deshacerte de ellas.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en valorar el post)

También te puede interesar

¿TIENES ALGUNA DUDA?