Beneficios del masaje para la recuperación luego de la cirugía estética

Seguro que conoces muchos de los beneficios que ofrece una técnica tan antigua como el masaje. Pero quizás aún desconoces cómo el masaje se convierte en un excelente complemento en cualquier proceso de recuperación de una cirugía estética. Es curioso ver cómo una práctica tan tradicional como son los masajes se puede unir perfectamente a … Continúa leyendo Beneficios del masaje para la recuperación luego de la cirugía estética

Seguro que conoces muchos de los beneficios que ofrece una técnica tan antigua como el masaje. Pero quizás aún desconoces cómo el masaje se convierte en un excelente complemento en cualquier proceso de recuperación de una cirugía estética.

Es curioso ver cómo una práctica tan tradicional como son los masajes se puede unir perfectamente a algo tan nuevo como lo es la cirugía estética con la tecnología actual. Pero realmente nos puede aportar muchas ventajas y acelerar la curación tras una cirugía.

Actualmente, existen muchas escuelas y técnicas especialmente diseñados para la terapia y el bienestar y centrados en su aplicación en procesos de recuperación. La eficacia del masaje está totalmente demostrada por muchísimos estudios científicos y por la propia experiencia de la práctica. Descubre por ti misma los resultados que te puede ofrecer.

¿Qué efectos puede causar el masaje?

El masaje tiene muchos efectos positivos para nuestro organismo. Puede ser que tú misma hayas comprobado algunos de esos beneficios. Gracias a su amplio abanico de ventajas, una persona puede realizarse un masaje por varios motivos. Para demostrártelo, repasemos algunos de esos efectos:

Mejora la circulación sanguínea y linfática

Aumenta las funciones de nuestra piel y mejora su elasticidad

Elimina o disminuye el dolor de zonas localizadas

Ayuda a relajarnos y destensarnos

Normaliza el tono muscular

Mejora el metabolismo del tejido

¿En qué ayuda los masajes luego de una cirugía?

Nuestros vasos linfáticos recorren todo nuestro cuerpo ya que están dispuestos de forma muy próxima a las venas. Su principal función es la de contribuir a reabsorber el edema que se forma en los tejidos. El edema es el exceso de líquido. Ese líquido que transporta nuestro sistema linfático se denomina linfa. Además, este sistema también sirve como apoyo al sistema inmunitario.

El drenaje linfático manual, o DLM, es una técnica de masaje que se utiliza para intentar acelerar e incluso redirigir nuestra circulación linfática superficial. Esto se realiza mediante suaves y repetitivas maniobras sobre la piel. Así, se acelera la reabsorción del edema y disminuye la hinchazón de la zona.

Este masaje se realiza de manera completamente manual, aunque a veces se puede utilizar algunos aparatos para complementar y acelerar la circulación de la linfa. Estos aparatos suelen ser de presoterapia, ultrasonidos, indiba, etc.

Se trata de una maniobra suave, de manera superficial y agradable. No es una técnica agresiva, pues esto puede perjudicar la zona que se está tratando. Deberías rechazar cualquier tipo de masaje que actúe de forma brusca sobre un tejido que se ha sometido a una reciente cirugía.

El fin de este tipo de masaje es ayudar a eliminar antes todos los edemas tras la operación. Gracias a ello, mejoraremos la cicatrización del tejido, eliminaremos o disminuiremos las molestias que podemos tener y, en definitiva, aceleraremos la curación.

El drenaje linfático manual es una técnica probada científicamente y muy estudiada. Actualmente, se aplica en todo tipo de intervenciones de cirugía estética. Podemos ver algunos ejemplos:

En la liposucción y en la abdominoplastia, se suelen formar bastantes edemas y moratones por el trauma quirúrgico. Son un tipo de intervención que produce un fuerte impacto al sistema linfático, por eso es muy importante una correcta recuperación. El drenaje linfático manual ayudará a redirigir la circulación linfática y a disminuir la hinchazón de la zona tratada.

En el caso de la mamoplastia de aumento, este masaje disminuye la inflamación de los senos. Seguro que ves sus efectos positivos desde el primer día.

El lifting también es una intervención que afecta bastante al sistema linfático superficial. Unas maniobras llevadas a cabo correctamente acelerarán tu recuperación. El terapeuta profesional sabrá adaptar las maniobras y las direcciones del drenaje al proceso en cuestión.

Para la blefaroplastia, el masaje acelera la reabsorción del edema. El mismo caso lo tenemos con el lifting. En ambas ocasiones, el masaje se debe realizar con sumo cuidado, sobre todo en las zonas que están más próximas a las cicatrices.

Finalmente, otras operaciones que se pueden ver beneficiadas del masaje en su post operatorio son: la reducción de senos, la elevación del pecho, la rinoplastia y, en general, todos aquellos procesos de cirugía estética en los que se formen edema. Seguro que tu cirujano sabrá indicarte si es recomendable o no realizar un masaje de este tipo durante tu periodo de recuperación.

¿Qué otros beneficios ofrece el masaje?

Además de los beneficios vistos, el masaje ofrece otras ventajas para tratar ciertas molestas que se asocian a cualquier intervención de cirugía plástica. Sobre todo, nos referimos a tres puntos que hay que destacar:

El estreñimiento ocasional: a veces aparece tras una cirugía. Con las adecuadas maniobras de masaje, se puede solucionar en una sola sesión.

El dolor de espalda: es una dolencia muy frecuente en abdominoplastias y cirugía de mamas. Recientemente, se ha diseñado una nueva forma de dar el masaje en la espalda con el paciente tumbado boca arriba. De ese modo no queda chafada la zona tratada en la cirugía.

El estado de ánimo: un masaje puede ayudar a mejorar los sentimientos más tristes o depresivos que a veces pueden darse tras una operación de cirugía estética.

Si nos salimos del terreno de la cirugía, encontraremos muchos otros beneficios de los masajes. Por uno u otro motivo, ¿nunca has pensado en darte uno? Seguro que sí. Veamos algunas de esas razones:

  • Tratan problemas de circulación venosa en las piernas.
  • Alivian dolores musculares y de las articulaciones.
  • Sirve como terapia antiestrés.
  • Ayuda en el tratamiento para la celulitis.
  • Mejora el aspecto general de nuestra piel.
  • Mejora nuestra autoestima y estado de ánimo.

Si acabas de realizarte una cirugía estética, el médico te dará una serie de recomendaciones que debes tener en cuenta. Entre ellas, puede estar el masaje. Como ya has visto, te puede aportar muchísimos beneficios que te ayudarán en tu recuperación. Seguro que quieres estar preparada lo antes posible y dejar atrás el pesado proceso de curación. El masaje es una forma segura, efectiva y suave de acelerar ese proceso. Pronto ya estarás luciendo tu nueva apariencia casi sin darte cuenta.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en valorar el post)

¿TIENES ALGUNA DUDA?