¿Qué alimentos debo consumir según mi tipo de piel? ¿Qué alimentos debo evitar si tengo una piel grasa? Continúa leyendo el artículo y encontrarás las respuestas.

Cuando buscamos tener una piel hermosa lo primero que se nos viene a la mente son los productos cosméticos, como son: cremas, humectantes, polvos, entre otros. Pero, para tener una piel saludable también es muy importante la alimentación. Esto no quiere decir que los productos cosméticos o los tratamientos de Cirugía Estética no sirvan, al contrario son el complemento ideal.

Una buena alimentación rica en frutas, verduras, minerales y vitaminas nos ayuda a prevenir muchas enfermedades y mantenerlos siempre sanos; además, contribuye a tener una piel sana. Pero, no todos los alimentos son buenos en todos los tipos de piel. Es por eso, que hemos creado una lista con los alimentos básicos que debes de consumir según tu tipo de piel.

Alimentos para la Piel Seca

Una piel seca se caracteriza habitualmente por una falta de humedad, es decir una piel muy reseca, tirante y áspera. Para este tipo de piel se recomienda consumir los siguientes alimentos: Asimismo, las personas con piel seca deben evitar el consumo excesivo de trigo, azúcar, lácteos, así como los productos procesados.

Alimentos que sí deben consumir las personas con tipo de piel seca:

  • Las frambuesas contienen antioxidantes y vitaminas.
  • Todo tipo de verduras.
  • Grasas saludables: Nueces, aceite de oliva y aguacate.
  • Aceite de coco: para hidratar tu piel de manera natural.
  • Aceitunas: Son ricas en vitamina E y ayuda a combatir la resequedad de la piel.
  • Camote: Excelente fuente de vitamina A y te ayuda a mantener tu cuerpo hidratado. Cómelo solo y sin azúcar de preferencia.
  • Consume abundante líquido y jugos de frutas.

Alimentos para la Piel Grasa

Una piel grasa se caracteriza por la generación excesiva de sebo. El tipo de piel grasa presenta una gran dilatación de los poros. Para las pieles grasas es de suma importancia consumir mucha fruta, en especial la piña que ayuda en la prevención de arrugas y acné. Evita los embutidos, dulces y chocolates en exceso.

Alimentos que sí deben consumir las personas con tipo de piel grasa:

  • Las verduras de hojas verde, ya que son ricas en antioxidantes.
  • Las zanahorias son excelentes para darle a tu piel una apariencia más saludable, dado que aportan un buen brillo pero sin grasa.
  • Consume hierbas, como por ejemplo, jengibre, romero, tomillo, albahaca y orégano, los cuales son buenos antioxidantes y antiinflamatorios.
  • Alimentos con Fibra: para ayudar en la eliminación de toxinas de forma natural y evitar la sobreproducción de grasa.
  • Pepinos: Por su alto contenido en agua y sus propiedades anti-oxidantes.
  • Toronjas: Contiene agua y fibra y vitamina C, los cuales te ayudarán a eliminar la grasa de tu rostro.
  • Alimentos ricos en Omega 3: Como son el aguacate, atún, soya, salmón, entre otros.
  • Consume abundante agua, al menos dos litros diarios.

También te puede interesar los siguientes temas:

Alimentos para la Piel Mixta

La piel mixta presenta tanto zonas secas como zonas grasas. Este tipo de piel presenta la zona “T”, donde la barbilla, nariz y frente son las zonas con más grasas en el rostro . La piel mixta es la más difícil de cuidar, pero con una buena dieta lo puedes lograr. A continuación, estos son los alimentos que debes de consumir para el tipo de piel mixta.

  • Melón y Zanahoria: Ayudan a mantener una piel hidratada sin producir grasa en exceso.
  • Frutos rojos: Excelentes antioxidantes que te ayudan a proteger tu piel y a eliminar los puntos negros.
  • Las Semillas: Semillas de girasol, nueces, etc. contienen grasas vegetales que le proporcionan elasticidad a tu piel e hidratar las zonas secas de tu rostro.
  • El Salmón: Contiene Omega 3 que le proporciona una buena hidratación a tu piel.

Alimentos para la Piel Madura

Si tiene una piel madura, te aconsejamos consumir frutos secos, avena, quinua o cualquier alimento que contengan ácidos grasos Omega-3, fibra y proteína, dado que te favorecen mucho en el fortalecimiento de tu piel.

  • También, puedes consumir nueces para que te ayude en la producción de colágeno.
  • Consume pescado que contengan ácidos grasos Omega-3, como por ejemplo, el salmón.
  • Es importante consumir alimentos ricos en vitaminas para lograr una piel sana, suave, hidratada y joven.

Conclusión

Recuerda siempre que llevar una mala alimentación también perjudica la apariencia de tu piel. Es por eso, que no debes descuidar tu dieta diaria y consumir alimentos según tu tipo de piel. Pero eso sí, evita en lo posible todo tipo de productos envasados y consume alimentos naturales y frescos. Limita el consumo de alcohol y de los productos grasos.

También te puede interesar los siguientes temas:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en valorar el post)

¿TIENES ALGUNA DUDA?

Tras una cirugía completada con éxito, empieza el proceso de recuperación. Uno de los aspectos más importantes en esta etapa es la alimentación. Tu cuerpo necesita alimentos y una nutrición adecuada para poder obtener todo lo que necesita para sanar heridas y coger fuerza.

Tu equipo médico te informará de todas las medidas que debes de tomar y los cuidados que debes tener durante este proceso. Así pues, es posible que también te ofrezca unas recomendaciones a la hora de comer y beber. Cada operación tendrá sus especificidades, pues no es lo mismo una intervención en tu estómago que en la nariz. La primera tendrá una alimentación mucho más delicada que la segunda. No obstante, sí que podemos ver unas directrices o consejos que pueden ser válidos para todo tipo de operaciones. Recordemos que cualquier cirugía pone a nuestro cuerpo bajo estrés, por lo que siempre será necesaria una recuperación y un cuidado dedicado.

Es posible que al acabar la cirugía empieces por una dieta líquida y vayas añadiendo alimentos blandos. Consideramos alimentos blandos aquellos que pueden tragarse sin la necesidad de ser masticados. Algunos ejemplos serían la gelatina o el sorbete. Escucha tu cuerpo y él te dirá si tienes más o menos hambre. Si sientes náuseas o tienes gases, puede ser que tu cuerpo necesite ir más despacio. Debemos evitar en todo momento alimentos con un alto contenido en grasa porque pueden causar cierta hinchazón molesta e incluso dolorosa.

Estos alimentos blandos se podrían dividir en diferentes tipos: claros, mecánicos y espesos. Los alimentos claros son aquellos que puedas ver y que no tengas que masticar. Ya hemos visto el ejemplo de la gelatina y un caldo espeso podría ser otro. Son comidas fáciles de digerir que no te provocarán ningún problema ni molestias después de una cirugía. Si tu médico te dice que puedes avanzar con tu alimentación, podrás pasar a los alimentos blandos mecánicos.

Ya tienes muchísimas posibilidades en esta categoría. La única regla es que el alimento en cuestión no requiera masticar. Por ejemplo, puedes comer helados, batidos o sorbetes. Puedes hacerte un rico batido de fruta, que puede ser una gran fuente de vitaminas, y añadir un poco de proteínas en polvo. Esto te aportará todo el valor nutricional que necesitas en tu recuperación. Poco a poco, podrás ir añadiendo más comidas, como pasta tierna, huevos revueltos o tostadas con leche.

Alimentación luego de una cirugía abdmoninoplastia o liposucción

La alimentación luego de una cirugía .Tanto la abdominosplastia como la liposucción son procedimientos invasivos y necesitas una buena alimentación para recuperarte totalmente. Como cualquier otro tipo de operación, debes seguir siempre las instrucciones de tu médico para garantizar un éxito total. Es muy importante que comas bien y que empieces a moverte poco a poco después de la cirugía. Así asegurarás todos los beneficios a largo plazo y promoverás la circulación del torrente sanguíneo para poder reducir todo riesgo de infecciones o coágulos.

La liposucción se encargará de eliminar de forma permanente las células de grasa acumuladas en una o varias zonas determinadas. No obstante, siempre se dejarán algunas. Debemos tener cuidado, pue estas células pueden crecer y volver a provocar un aumento de peso no deseado. Es por ese motivo que la liposucción o la abdominoplastia deben ser utilizadas como parte de un trayecto para lograr ese cuerpo que tanto deseas. Solo verás los beneficios de estas cirugías si tienes una dieta saludable tras este procedimiento. Un macronutriente muy importante en este sentido es la proteína, sobre todo para el proceso de recuperación. Además, intenta reducir la sal para evitar la hinchazón.

Otro aspecto clave a tener en cuenta es el alcohol. Debes evitarlo al menos 48 horas antes y después de la cirugía, así como el tabaco, aunque en este caso el periodo puede ser más largo. El tabaco puede afectar a los vasos sanguíneos y perjudicar en gran medida tu recuperación y la cicatrización de las heridas provocadas por la cirugía.

¿Cuál deben ser los cuidados que un paciente debe tener luego de la cirugía?

Es evidente que la cirugía plástica puede ayudarnos muchísimo en nuestro objetivo de conseguir un cuerpo del que estar orgullosos. Con procedimientos como la liposucción o la abdominoplastia, podemos eliminar grasa localizada, pero esta se puede recuperar si no se toman medidas.

Uno de los mayores problemas que se conocen sobre estos procesos es el llamado efecto rebote. Esa grasa que se ha perdido en el quirófano se puede recuperar si no se cambia el estilo de vida. Esto se ha demostrado gracias a muchos estudios y seguimientos de pacientes que se han realizado estas cirugías. Si no quieres sumarte a la lista de fracasos, debes cambiar tu mentalidad para poder cambiar tu cuerpo, también será importante la alimentación después de una cirugía.

Nuestro cuerpo está acostumbrado a almacenar grasas en unas zonas concretas por si tiene que utilizarla para poder proporcionar energía. Por mucho que eliminemos esas grasas, el cuerpo seguirá creando reservas nuevas.

Por tanto, es importante que para mantener ese peso ideal que has obtenido con la cirugía, mejores tus hábitos, tanto en alimentación como en ejercicio. Si no, perderás todos los efectos beneficiosos de la reducción de grasas.

No estamos hablando de una dieta o régimen para adelgazar, si no a cambiar la manera de comer: realizar una alimentación saludable, equilibrada, nutritiva y sin excesos.

La liposucción no es una solución definitiva, es más bien una parte de un proceso para un cambio completo en tu forma de vida y en tu cuerpo. Nunca debes de olvidarte del ejercicio para mantener a tu cuerpo activo y no tenga esa intención de empezar a guardar más grasa.

Estas cirugías pueden suponer una gran ayuda para mucha gente, pero no se trata de una solución milagro. No hay cambios sin esfuerzo y eso lo debemos poner de nuestra parte. No obstante, nos ayudará muchísimo y solo deberemos realizar un trabajo de mantenimiento. Además, comer de manera saludable y realizar ejercicio no solo nos aportará una silueta envidiable, sino que tendremos una salud inmejorable y otros muchos beneficios que pronto empezarás a experimentar.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en valorar el post)

También te puede interesar

¿TIENES ALGUNA DUDA?