Escríbenos: 999-488-746 Reservar cita
blog-img

¿Qué es el peeling químico?

Actualmente, existen muchos productos en el mercado que prometen mejorar la apariencia de la piel, pero pocos cumplen. Uno de los mejores procedimientos es, sin duda, el peeling químico. Este tratamiento se realiza normalmente en el cuello, en la cara o en las manos. Consiste en el uso de una solución química que se aplica directamente a la piel para renovar sus capas.

Tras el proceso, se revela una piel nueva, generalmente más suave y con menos arrugas que la piel inicial. La nueva capa será temporalmente más sensible al sol y, por tanto, deberás protegerte por un tiempo para permitir una cicatrización adecuada. La nueva piel es sensible, así que deberás cuidar bien de ella.

Se han utilizado varios agentes exfoliantes por los cirujanos dermatológicos durante los últimos cincuenta años. La técnica ha ido evolucionando para intentar conseguir los mejores resultados con el menor riesgo posible para el paciente. Antes de someterte a este procedimiento, o cualquier otro, asegúrate de conocer bien en qué consiste y si es adecuado o no para ti.

Es común que antes de realizar el peeling químico el especialista te pida la suspensión de ciertos medicamentos para reducir la interferencia con el procedimiento o tu recuperación. Además, el médico puede tratar la piel para acondicionarla previamente con medicamentos tópicos específicos. Normalmente, también se requiere una limpieza de la zona a tratar con un jabón antiséptico, generalmente el día antes de la cirugía.

Los peelings químicos son procesos sencillos y seguros. Se limpia la piel a fondo antes de empezar para eliminar cualquier exceso de grasa. Los profesionales  se encargarán de proteger tus ojos y tu cabello. La solución empleada para el proceso dependerá de la técnica de tu especialista y de lo que necesite tu piel. Antes de empezar, el especialista se encargará de realizar las pruebas necesarias para determinar la mejor solución para tu caso. Suele utilizarse exfoliaciones químicas como el ácido salicílico, el ácido glicólico, el ácido láctico o un ácido tricloroacético. Para elegir el agente químico adecuado, el médico se basará en el tipo de daños presentes en tu piel.

Durante el tratamiento, el médico aplicará la solución directamente a pequeñas áreas de la piel. Estas aplicaciones producirán unas heridas controladas que permitirán la aparición de piel nueva. La mayoría de pacientes suelen experimentar cierta sensación cálida, de entre cinco a diez minutos, seguida de picor. Los peelings más profundos pueden requerir el uso de algunos medicamentos para el dolor, durante o después del procedimiento para hacer que la persona se sienta más cómoda.

H2 Candidatos para el peeling químico

En general, los pacientes que tienen la piel blanca y el cabello claro son los mejores candidatos para el peeling químico. Si tienes la piel más oscura, también obtendrás buenos resultados, pero dependerá del tipo de problema que se está tratando. En estos casos, también pueden ser propensos a tener un tono un poco desigual de la piel después del procedimiento. Podrás comentar todos estos riesgos con el médico durante tu visita inicial y te podrá recomendar lo mejor para tu caso.

Las protuberancias o arrugas más severas no responden bien a los peelings químicos. Para solucionar este tipo de imperfecciones se recomienda utilizar mejor otro tipo de procedimientos quirúrgicos cosméticos, como el rejuvenecimiento con láser o un lifting facial. Si quieres tratar otro tipo de zonas, te puedes decantar por otros tratamientos como la cirugía de párpados o el uso de botox. En cualquier caso, seguro que el médico te comunicará la mejor solución.

Antes de recibir un peeling químico, deberás informar a tu médico sobre todo tu historial médico para prevenir posibles complicaciones. También puede ser interesante conocer tus antecedentes en cuanto a cicatrices, herpes labiales o radiografías fáciles. Es posible que tu médico te pida que dejes de tomar ciertos medicamentos y que tomes otros para preparar tu piel, como antibióticos o antivirales.

¿Por qué debo hacerme el peeling químico?

El peeling químico se utiliza comúnmente para tratar las líneas de expresión de alrededor de la boca y alrededor de los ojos. Puede reducir o incluso eliminar por completo las arrugas que han sido causadas por el envejecimiento, la exposición al sol y factores hereditarios. Hay algunas áreas que serán más difíciles de tratar, como protuberancias, huecos y arrugas más graves.

Muchas personas no son conscientes de que cicatrices leves y ciertos tipos de acné también se pueden tratar con peelings químicos. Además, las pigmentaciones de la piel, como manchas solares o del hígado, las pecas, o diferencias en la textura se pueden mejorar con el peeling químico.

Hay otros tipos de tratamientos que se pueden combinar con un peeling químico para lograr unos resultados excelentes. Por ejemplos, se puede realizar con el rejuvenecimiento con láser o con relleno de tejidos blandos para obtener una mejoría más notable de toda la cara.

Finalmente, después de este procedimiento, serás menos propenso a la aparición de nuevos parches, cicatrices o lesiones.

Resultados del peeling químico

Dependiendo del tipo de tratamiento que se te practique y su grado, es posible que tengas una reacción similar a una quemadura del sol al acabar el peeling químico. Normalmente, el peeling que se realiza es superficial, por lo que tendrás cierto enrojecimiento de la zona. Si se practica un peeling más profundo y lo combinas con otros procesos, puede que manifiestes cierta inflamación y hasta la aparición de ciertas ampollas que pueden romperse. Todo desparecerá al cabo de unos pocos días.

Puede ser que requieras vendajes y, generalmente, mejoran la eficacia del tratamiento. El médico te dirá cuándo te los podrás retirar. Además, previamente, ya tendrás que haberte dejado todo preparado para una recuperación correcta. Los vendajes cubrirán la totalidad o parte de la piel que ha sido tratada.

También deberás evitar una exposición excesiva al sol, ya que tu piel será más susceptible de quemarse.  Esta nueva piel será muy frágil y tienes que tener mucho cuidado de no dañarla. Sin el cuidado adecuado, puedes correr el riesgo de una infección o una quemadura grave. Tu cirujano puede prescribirte medicamentos para permitir una perfecta recuperación. Sigue en todo momento las instrucciones que te marque tu médico de confianza.

Como puedes ver, el peeling es un procedimiento seguro que no te dejará ninguna consecuencia si tienes cuidado. Puedes ver tu piel rejuvenecida en tan solo unos pocos minutos con un proceso sencillo y poco costoso. Si quieres eliminar esos pequeños desperfectos de tu cara, cuello o manos, el peeling químico es justo lo que necesitas.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Dra. Ronmy Mendez

Dra. Ronmy Mendez author

cirujano plástico con Master en Docencia e Investigación en Salud.
Ver artículos

Déjanos tu comentario