¿Qué es la umbilicoplastia?

Se está hablando mucho últimamente de un procedimiento conocido como umbilicoplastia, o cirugía del ombligo. Esta intervención permite modificar la forma, el tamaño, la altura y la localización del ombligo. Esta técnica requiere una gran precisión, ya que es relativamente difícil conseguir buenos resultados. Por ese motivo, se trata de un campo exclusivo de profesionales … Continúa leyendo ¿Qué es la umbilicoplastia?

Se está hablando mucho últimamente de un procedimiento conocido como umbilicoplastia, o cirugía del ombligo. Esta intervención permite modificar la forma, el tamaño, la altura y la localización del ombligo. Esta técnica requiere una gran precisión, ya que es relativamente difícil conseguir buenos resultados. Por ese motivo, se trata de un campo exclusivo de profesionales especializados y experimentado en la cirugía plástica, estética y reparadora.

Cuando paseas por la playa, es normal que te fijes en ciertos ombligos. Algunos han quedado hacia fuera tras un embarazo, otros están excesivamente hundidos y algunos tienen una forma poco común. En los últimos meses, hemos podido ver un considerable aumento de personas que se deciden a remodelar su ombligo, ya sea por hernias, cicatrices, cambios bruscos por culpa de dietas, por piercings, etc. Lo ideal es que los bordes de nuestro ombligo estén al mismo nivel que la pared abdominal, que esté algo hundido y con forma alargada en personas jóvenes y más circular en personas mayores.

Esta intervención nació en los años 60 como complemento a cirugías mayores, como puede ser la liposucción. A menudo, estas técnicas requieren una recolocación posterior del ombligo. No obstante, en los últimos años, ha aumentado el número de personas, sobre todo mujeres, que piden este procedimiento por separado.

La umbilicoplastia es una solución muy interesante para restaurar esos ombligos que se han podido ver alterados por hernias, embarazos o cambios de peso, entre otros factores. Actualmente, el ombligo se enseña mucho más que hace unos años y, por tanto, se le presta mucha más atención. Es normal que busquemos tener un ombligo tan bello como el resto de nuestra figura.

¿Cuál es el procedimiento de la umbilicoplastia?

Cada vez más personas quieren que sus ombligos tengan un aspecto perfecto y la umbilicoplastia es la solución ideal. La cirugía del ombligo implica, por ejemplo, que un ombligo prominente sea más plano o reducir el tamaño del agujero. Es una cirugía simple que se lleva a cabo bajo anestesia local o general y no suele durar más de una hora.

Las personas tienen diferentes razones para proceder a realizarse una umbilicoplastia. Los candidatos a esta cirugía pueden haber sufrido problemas con la forma de sus ombligos desde su nacimiento o como resultado de algún tipo de trauma o cirugía problemática en el pasado. También pueden haber sufrido alguna hernia que haga sobresalir un bulto.

Para someterte a esta cirugía, necesitarás hablar primero con un buen cirujano plástico para definir correctamente tus expectativas y ver si realmente puedes conseguir los resultados que buscas. El profesional evaluará si eres un buen candidato y puede recomendarte tratamientos adicionales, como puede ser una liposucción o una abdominoplastia. Se pueden realizar al mismo tiempo y lograr de ese modo el aspecto que deseas.

Esta cirugía se puede llevar a cabo con anestesia local para adormecer el área alrededor del ombligo en combinación con un sedante. Este actuará para inducir el sueño al paciente y hacerle sentir muy poca incomodidad, a pesar de estar despierto.

Para el tratamiento, existen dos opciones principales. Por un lado, se puede cambiar la posición del ombligo. Para ello, el cirujano retirará la piel alrededor de este y lo reposicionará según el paciente lo quiera más arriba o más abajo. Por otro lado, se puede modificar la forma que tiene el ombligo. El especialista hará incisiones por dentro o alrededor del ombligo, para que la cicatriz posterior sea menos visible. Los puntos suelen ser solubles, por lo que no es necesaria otra visita para eliminarlos.

La cirugía se suele realizar en menos de una hora y el cirujano intentará realizar las menos incisiones posibles y en lugares menos visibles para que no queden cicatrices posteriores.

Según el tipo de operación, el paciente puede volver a casa solo unas horas después y puede reanudar sus actividades normales al día siguiente. Deberá empezar poco a poco y con acciones que requieran poco esfuerzo. Para mantener los resultados, es muy importante que el paciente se mantenga en ese peso aproximado y no suba o baje de manera abrupta.

¿Qué efectos o riesgos tiene la umbilicoplastia?

Tras la operación, es normal que tengas el abdomen un poco hinchado y que aparezcan moretones. También puedes sufrir ciertas molestias e incluso dolor en esa zona, pero tan solo durará unos días.

Al ser una corta intervención, no hay grandes riesgos  ni efectos secundarios de la umbilicoplastia. Sin embargo, habrá que tener en cuenta que la línea media del abdomen no es el lugar ideal para que cicatrice una cirugía. El proceso puede resultar perfecto, pero los procesos posteriores de retracción de la piel y de los músculos pueden producir transformaciones tras la intervención. Así pues, el resultado final puede diferir de lo que esperábamos en un principio. En este sentido, es muy importante escoger el cirujano correcto, pues te garantizará una mayor garantía de éxito.

También es importante una valoración médica previa para no crear falsas expectativas. Además de una deformación en el ombligo, algunas personas pueden presentar otro tipo de problemas, como exceso de flacidez, acumulación de grasa o una musculatura un poco debilitada. En estos casos, el cirujano puede recomendar realizar una liposucción o abdominoplastia conjuntamente con la umbilicoplastia, para mejor la apariencia global de esa zona.

Si no se realiza de esa manera, deberías buscar otro tipo de soluciones si estás buscando una transformación más completa del abdomen. No obstante, deberás tener cuidado, pues cambios posteriores en esa zona también pueden afectar a la forma, tamaño y posición de tu ombligo.

En definitiva, aunque se trata de un proceso simple, para realizar una correcta cirugía del ombligo es necesario un cirujano plástico plenamente capacitado y calificado. Esta cirugía es uno de los procedimientos que tiene menor riesgo en las manos de un especialista de buena reputación y con experiencia a sus espaldas. En tan solo media hora, la apariencia de tu ombligo puede cambiar radicalmente y podrás olvidar, de una vez por todas, tus prejuicios a la hora de enseñar tu ombligo.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en valorar el post)

¿TIENES ALGUNA DUDA?

2 comentarios en “¿Qué es la umbilicoplastia?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más de 10 000 operaciones con éxito