La dieta detox

Detox es la abreviatura con la que se conoce popularmente el término desintoxicación. Esta técnica se basa sobre todo en el funcionamiento de la dieta cetogénica, una dieta con alta concentración en proteínas y baja en hidratos. Viene a describir un proceso natural que se realiza en nuestro cuerpo. El proceso de desintoxicación tiene como … Continúa leyendo La dieta detox

Detox es la abreviatura con la que se conoce popularmente el término desintoxicación. Esta técnica se basa sobre todo en el funcionamiento de la dieta cetogénica, una dieta con alta concentración en proteínas y baja en hidratos. Viene a describir un proceso natural que se realiza en nuestro cuerpo.

El proceso de desintoxicación tiene como objetivo neutralizar todos los desechos tóxicos que se van acumulando en nuestro organismo. Esto lo realiza con un proceso de transformación químico, convirtiéndolos en componentes inocuos y provocando su evacuación gracias a las heces o la orina.

Esas toxinas pueden entrar a nuestro cuerpo durante nuestro día a día, realizando acciones tan básicas como respirar un aire lleno de elementos contaminantes, consumir comida basura, fumar o utilizar ciertos productos. Así pues, eliminar estas toxinas de nuestro organismo se convierte en un proceso esencial para mantener una buena salud.

Una Dieta Detox está enfocada a ayudar a nuestro cuerpo a eliminar esos desechos tóxicos que pueden resultar peligrosos. Se suelen denominar dietas Detox a esos programas de dieta planificada que están enfocados a eliminar toxinas de partes concretas. Por ejemplo, existen planes centrados en nuestro colón, el hígado o incluso el sistema digestivo.

Estas dietas suelen ser de corta duración y se suelen recomendar para perder peso. Funcionan gracias al suministro de compuestos naturales necesarios para la realización del proceso de desintoxicación. Estos compuestos serían vitaminas, antioxidantes y otros nutrientes. Por tanto, estos productos naturales nos ayudarán a eliminar toxinas de nuestro cuerpo incrementando el tracto intestinal y la frecuencia que utilizamos el servicio.

El consumo de manera regular de cierta comida poco saludable puede reducir sustancialmente nuestra capacidad natural de eliminar los compuestos químicos. Existen determinados indicadores de niveles tóxicos en nuestro cuerpo. Podemos identificarlos gracias a cierta hinchazón, fatiga recurrente, problemas digestivos, resfriados, alergias o eccemas.

La acumulación de toxinas en nuestro cuerpo también puede conducir a problemas más severos como desequilibrios hormonales, fallos en nuestro sistema inmunológico, deficiencias nutricionales o incluso un metabolismo totalmente ineficiente. De este modo someterte a una dieta détox puede ayudarte a conseguir los objetivos de reparar, mantener y optimizar esa capacidad perdida de desintoxicar tu organismo.

¿En qué consiste la dieta detox?

Podríamos definir este plan como un régimen alimenticio que se basa en principios parecidos a una dieta vegetariana y que se puede complementar con ciertos tipos de ayuno y modificando algunos hábitos perjudiciales. Veamos algunos de los puntos clave que tiene toda dieta Detox.

Se debería consumir frutas y verduras que hayan sido cultivadas orgánicamente. Estas crecen sin pesticidas ni ningún tipo de abono químico. Por tanto, no introduciremos en nuestro cuerpo ninguna sustancia tóxica. A veces no es posible recurrir a este tipo de alimentos, pero sería recomendable si pretendemos realizar una desintoxicación absoluta.

Los líquidos son muy importantes, sobre todo el agua y los jugos de frutas y verduras. Se utilizan para purificar nuestro organismo. Ayudan a limpiar los riñones y hace que el cuerpo elimine sus desechos en general.

Se suele recurrir a periodos de ayuno. Uno de los puntos centrales es el consumo únicamente de agua y / o jugo de frutas o verduras durante todo un día, normalmente el primero. De ese modo aceleramos la eliminación de todas las células muertas presentes en nuestro cuerpo y aumentamos la producción de nuevas. Además, también aprovechamos para activar los órganos de eliminación y evacuación de nuestro cuerpo, que son la piel, el sistema respiratorio y el intestino grueso.

Están totalmente prohibidas las proteínas animales. No se pueden consumir ni siquiera en cantidades pequeñas, al igual que los lácteos. Así pues, no se come nada de carnes o huevos. La principal razón es que las grasas de origen animal pueden provocarnos inflamación en los vasos sanguíneos. Esto hace que se disminuya la circulación del torrente sanguíneo y, en consecuencia, se reduce el oxígeno que llega a todo el cuerpo. Por otro lado, también liberan muchos ácidos en nuestro fluido vital. Para contrarrestarlos, nuestro cuerpo libera calcio, por lo que perdemos el calcio de nuestros huesos y corremos el riesgo de sufrir problemas como la osteoporosis.

Asimismo, tampoco podremos tomar azúcares ni harinas refinadas, porque pueden aumentar los niveles de glucosa en sangre y provocar desequilibrios hormonales. Esto puede conllevar estrés. Los alimentos procesados o lo que conocemos como comida basura contienen ingredientes que son poco sanos, como grasas saturadas, por lo que tendremos que evitarlos también.

Finalmente, tenemos que dejar de lado el alcohol, la cafeína y la nicotina. Estos elementos deshidratan nuestro cuerpo y lo ponen en estado de alerta.

Si investigas un poco, seguro que encontrarás muchísimos tipos diferentes de dietas Detox. Solo hace falta encontrar una que sea adecuada para ti y que cumpla con los requisitos y objetivos que tengas en mente.

Los resultados que ofrece la dieta détox

Los partidarios de este tipo de dietas suelen subrayar una serie de beneficios, entre los que encontramos una mayor energía, mayor capacidad de concentración mental, una piel mucho más suave y limpia, un mejor funcionamiento del sistema inmune y un mejor proceso digestivo.

No obstante, las personas que utilizan estas dietas como dietas milagro para poder deshacerse de algunos kilos de más de forma rápida puede que no tengan mucho éxito. Se baja mucho de peso porque realmente casi no comes. Sin embargo, son actuaciones agresivas, muy poco sanas y totalmente ineficaces porque cuando paras, recuperarás todo ese peso.

La mayoría de dietas son a base de zumos, sopas o de otro tipo de productos con muchísima agua. Básicamente, perdemos mucho líquido, pero poca grasa. También debemos olvidar de esos alimentos que queman grasa, porque la grasa no se orina. Si hay una manera de deshacernos de ella de forma natural es a partir de una alimentación equilibrada baja en calorías y con la ayuda del deporte.

Si lo que buscas es poner tu cuerpo a punto, tienes que entender que no existen milagros sin esfuerzos. La receta siempre será un cambio de hábitos paulatino, una buena dieta, ejercicio, moderación con el alcohol y dejar hábitos perjudiciales como el tabaco.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en valorar el post)

¿TIENES ALGUNA DUDA?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más de 10 000 operaciones con éxito