Muchos hombres y mujeres mayores acuden a la cirugía plástica con el objetivo de recuperar parte de la juventud perdida. Se miran al espejo y no ven reflejada la edad que sienten que tienen. Gran parte de las personas que se someten a cirugía plástica son adultos mayores de 55 años o aquellos que están jubilados y quieren invertir su dinero en ellos mismos.

La esperanza de vida ha aumentado mucho durante los últimos años en nuestra sociedad y los mayores son cada vez más conscientes del equilibrio entre salud y belleza. Quieren hacerse mayores y cuidar su aspecto. Existen varias razones por las que estas personas deciden realizarse cualquier tipo de operación estética. La mayoría están relacionadas con su deseo de sentirse bien con ellas mismas y proyectar una imagen muy positiva de su físico.

Dentro de ese amplio abanico, podemos encontrar motivaciones mucho más concretas. Habrá personas que quieran darse un pequeño impulso para volver al mundo de las citas románticas. Otras personas pueden estar felizmente casadas o solteras y simplemente quieren reflejar lo bien que se sienten en esa etapa de su vida. Otros quieren lucir bien y buscan un aspecto más juvenil, fresco y renovado. En la mayoría de los casos, la edad física no corresponde con la edad mental de estas personas. Se sienten muchísimo más jóvenes y quieren que el mundo les vea así.

La inclusión de la cirugía en la vejez ha venido muy apoyada por el avance de las nuevas tecnologías que antes no existían. En los últimos cinco años, hemos tenido un increíble desarrollo tecnológico. Esto ha hecho más accesibles y eficaces los procedimientos de rejuvenecimiento y han aparecido nuevas técnicas menos invasivas.

Realizar una cirugía estética se está convirtiendo en algo cada vez más popular en este sector de la sociedad. Ahora, para una persona de 80 años, quitarse una mancha de la piel de la cara puede ser algo tan habitual como ir a la peluquería.

¿La cirugía es recomendable en la vejez?

Debido a este cambio en la sociedad, se están realizando varios estudios científicos para estudiar los efectos e impactos de la cirugía en la vejez. Como pasa en el campo médico, una cirugía no es recomendable para todas las edades. Sin embargo, este factor está más relacionado con la condición de la persona que con la edad.

Ya sabemos que aquellas personas que desean someterse a un procedimiento quirúrgico deber pasar varios test y pruebas para comprobar su estado de salud. Factores como una presión arterial alta, tener una enfermedad cardíaca o padecer de diabetes pueden descalificar a una persona para un proceso de esa magnitud.

En este sentido, también sería recomendable una evaluación psicológica para personas mayores, pues sus motivaciones y expectativas sobre el proceso deben estar claras. Se dan casos en los que personas que han quedado viudas o están recién divorciadas consideran un procedimiento de este tipo como una manera de acelerar el duelo.

Tengas la edad que tengas, una cirugía plástica puede ser una muy buena opción para quienes están mental y físicamente saludables.

Respecto a la recuperación, las personas de edad más avanzada tampoco tienen un gran inconveniente. Ya hemos visto que esta especialidad se ha beneficiado de todos los avances, por lo que la cirugía es menos invasiva y menos traumática. Es más, las personas mayores cicatrizan mejor que los jóvenes, porque el porcentaje de cicatrices que forman queloides es mucho menor.

 ¿Cómo puede afectar un implante de senos en una persona mayor?

Ya hemos visto que realmente no depende tanto de la edad de una persona como de su estado físico a la hora de realizar cualquier tipo de cirugía estética. Sin embargo, siempre deberemos tener en cuenta que habrá más riesgos con intervenciones más complicadas.

La mayoría de personas mayores optan por realizarse cirugía para mejorar la zona de la cara y el cuello, que normalmente son las más visibles. Sin embargo, también hay mujeres que se someten a un implante de senos. Esta operación es la tercera más popular entre mujeres mayores. Si se tiene una buena salud y se está psicológicamente preparada para este proceso, esta operación puede ser una buena opción para aquellas mujeres que quieran mejorar el aspecto de sus pechos. No solo mejorará su apariencia física, sino que les puede ayudar  a aumentar su confianza y verse de nuevo bellas y seguras de sí mismas. Esto puede afectar de manera positiva en muchos aspectos de su día a día, como puede ser su actividad sexual.

¿El botox puede usarse con personas ancianas?

En muchos países, los tratamientos con Botox se encuentran en el primer puesto de las cirugías más utilizadas entre personas de mayor edad. Se trata de un proceso muy sencillo, consistente en unas simples inyecciones de la toxina botulínica.

Recordemos que lo que se conoce como Botox es un tratamiento por el cual se relajan los músculos de ciertas zonas de nuestra cara para suavizar las arrugas y las líneas de expresión. Así pues, una persona anciana que se someta a este proceso puede ver su cara rejuvenecida unos cuantos años de manera casi inmediata.

¿Qué cirugías si pueden ser recomendables en la vejez?

Además del Botox, las cirugías más populares en la vez son aquellas que consisten en tratamientos con inyecciones: ácido hialurónico, grasa y colágeno. Se trata de intervenciones sencillas y cuya recuperación no es dolorosa ni complicada. Así pues, se trataría de procesos recomendables para personas de tercera edad.

Si nos basamos principalmente en las cirugías, encontramos que los procedimientos como la cirugía de párpados y los estiramientos faciales y de la frente son los más comunes. Son intervenciones muy poco complicadas y que puede lograr muy buenos resultados en poco tiempo. Intentan combatir aquello signos de la edad que aparecen en zonas críticas como alrededor de nuestros ojos. La recuperación tampoco es difícil, por lo que son cirugías recomendadas para estas edades.

Finalmente, también encontramos entre los primeros puestos la rinoplastia, los implantes capilares y la cirugía de orejas. Como puedes observar, se trata de operaciones de zonas muy concretas destinadas a mejorar la apariencia de nuestro rostro.

Por el contrario, la cirugía más popular para el cuerpo sería la abdominosplastia, para aquellos pacientes que quieren deshacerse de piel de más en esa zona. Sin embargo, esta operación es más complicada y no es tan recomendable.

Si quieres realizarte cualquier tipo de cirugía plástica, lo mejor que puedes hacer es acudir a un especialista contrastado. El médico te sabrá decir qué es lo mejor para tu caso y qué operaciones son recomendables. Puedes tener la certeza de que te hará las pruebas pertinentes y no te someterá a ninguna operación para la que no estés totalmente preparado o preparada.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en valorar el post)

¿TIENES ALGUNA DUDA?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más de 10 000 operaciones con éxito