Escríbenos: 999-488-746 Reservar cita
blog-img

¿La chía ayuda a bajar de peso?

Seguro que has escuchado hablar de la chía, una de las semillas más populares actualmente. Esta pequeña semilla se utilizó por vez primera en la nutrición en el año 3.500 a.C. en América Central. Hoy en día, su popularidad ha vuelto a crecer gracias a sus nutrientes. Estas semillas son un tipo de salvia y pertenecen a la familia de la menta. Tienen un alto contenido en ácidos omega 3 y vitamina B-17. Son ricas en proteínas y boro y promueven la absorción de calcio. Son, además, muy valoradas por su gran capacidad de retención de líquidos y electrolitos.

Sin duda, conoceréis las propiedades de la chía para adelgazar. Seguro que habrás escuchado todos los beneficios que esta semilla tiene para ayudarte a bajar de peso. Es por este motivo que se ha hecho tan popular recientemente. Sin embargo, nuevos estudios han puesto en duda su poder en relación a la pérdida de peso.

Si bien es cierto que la chía tiene muchísimos nutrientes, realmente esta semilla no provoca una pérdida de peso, sino que produce cierta sensación de saciedad. Es lógico que si te sientes lleno, evitarás seguir comiendo. Por tanto, no nos ayuda a reducir nuestra masa corporal o nuestra grasa directamente, pero gracias a su alta concentración en fibra, nos quitará el hambre en gran medida.

También debemos de tener en cuenta que por sus nutrientes y ácidos omega, la chía ayuda a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos. Puede colaborar a solucionar problemas cardiovasculares, reduce los niveles de glucosa en sangre, evita el cáncer de colon y cura el estreñimiento, pero no quema grasas acumuladas en tu cuerpo.

Si quieres empezar a consumir chía, desde aquí recomendamos que lo hagas bajo la supervisión de un nutricionista o un médico. Es mejor consumirla en ensaladas de verduras, de frutas o tomarlas en ayunas o como snack. Nunca tomes en exceso, una cucharadita como mucho y remojado solo en agua a poder ser.

Así pues, es cierto que la chía tiene ciertos nutrientes y propiedades que pueden mejorar nuestra salud, pero debemos tener cuidado con los posibles riesgos y efectos secundarios que seguidamente detallaremos.

¿Quiénes necesitan tomar la chía?

La chía es un alimento muy valorado por todos sus beneficios. Muchas personas se deciden a empezar a consumirla para intentar bajar de peso. Sin embargo, pocos conocen los riesgos y contraindicaciones de este alimento. Aunque es muy nutritiva y puede promover la salud, no todo el mundo debería consumirlo.

Es mejor que te alejes de la chía si estás tomando medicamentos contra la hipertensión. Esta semilla tiene el efecto de disminuir la tensión arterial. Si aun así te decides a tomarla, ten un control muy riguroso de tu tensión.

Tampoco es recomendable para aquellas personas que toman medicamentos anticoagulantes. Como hemos comentado, tiene una alta concentración de Omega 3, cuyos efectos anticoagulantes podrían unirse y ocasionar hematomas en el cuerpo o incrementar hemorragias.

Ten cuidado si tienes diabetes, pues reduce los niveles de glucosa en sangre. Si te tomas medicamentos que producen el mismo efecto, el resultado podría ser demasiado.

También está contraindicada para las personas que sufren de diverticulosis. Los pacientes con esta enfermedad deben limitar mucho su consumo de fibra y ya hemos visto que la chía tenía grandes cantidades.

Si te has operado en zonas donde comprometen órganos del aparato digestivo, sería conveniente que no consumieras chía. Nos referimos a operaciones en el estómago, colon o intestinos.

Finalmente, si sufres de diarrea, es mejor que no tomes chía, pues agiliza el proceso digestivo.

Los riesgos de la chía

Acabamos de repasar a las personas que no deberían consumir esta semilla o deberían controlar en gran medida su uso. Pero si no sufres de ninguna de estas enfermedades, también deberías tener cuidado con su consumo excesivo y cómo la tomas. Ten especial precaución al consumirlas crudas, pues una de sus propiedades es la de absorber líquidos. De hecho, varios estudios han demostrado que son capaces de retener hasta 27 veces su peso en agua. Por ese motivo te sientes tan lleno cuando las ingieres.

La chía se transforma en un gel cuando entra en contacto con el agua y tendrás problemas si esto sucede antes de que llegue a tu estómago. Ya se han detectado varios casos en los que la chía se expande mucho antes de llegar a su destino, concretamente en el esófago. Así pues, sería conveniente que las remojes antes de comerlas o agregarlas a cualquier receta.

Por otro lado, se han identificado como posibles alérgenos. Algunas personas han manifestado ojos llorosos, urticaria y erupciones cutáneas tras comerlas. Entre las reacciones más graves se incluyen vómitos, diarrea, dificultad para respirar e hinchazón de la lengua. Si has notado alguno de estos síntomas tras comer chía, ponte en contacto con tu médico lo antes posible.

 A día de hoy, aún se están estudiando más efectos secundarios peligrosos. Por ejemplo, los médicos no están seguros de cómo estas semillas podrían afectar a las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Por eso, no les recomienda. Algunos estudios han sugerido la posibilidad de que su consumo a largo plazo puede provocar cierta adicción. Finalmente, otro estudio ha relacionado las semillas de chía con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

Resultados de la chía

Antes de decidirte a tomar o no un alimento, es importante que conozcas todos los hechos, sus beneficios y sus riesgos. Cuando tengas toda la información serás capaz de tomar una decisión por tu cuenta sin dejarte llevar por toda la fuerza mediática.

Si quieres probar este alimento, recuerda los consejos que te hemos dado y las precauciones que debes tomar. A pesar de los posibles riesgos y las contraindicaciones, es cierto que la chía nos puede otorgar una serie de beneficios muy bien valorados. Por ejemplo, ya hemos visto que promueve la saciedad por más tiempo, por lo que nos ayudará en nuestro objetivo de pérdida de peso. Los aminoácidos y la fibra que contiene también ayudarán en la retención de líquidos, haciendo que tu vientre se desinfle. Además, elimina toxinas y acelera tu metabolismo, por lo que es más fácil quemar calorías.

Recuerda no dejarte llevar por ninguna dieta milagrosa y que para conseguir perder peso, solo necesitas una dieta equilibrada, un poco de ejercicio y un buen descanso. Solo con esta receta tendrás éxito.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Dra. Ronmy Mendez

Dra. Ronmy Mendez author

cirujano plástico con Master en Docencia e Investigación en Salud.
Ver artículos

Déjanos tu comentario