Escríbenos: 999-488-746 Reservar cita
blog-img

Estiramiento facial: cómo minimizar el riesgo de hematomas

Los hematomas son la complicaciones más comunes luego del estiramiento facial. En esta condición, se acumula la sangre debajo de la piel y causa hinchazón persistente, decoloración y otros efectos secundarios indeseables.

Si no se tratan, los hematomas grandes pueden coagularse y volverse un bulto sólido debajo de la piel y conllevar una pobre curación de las heridas y cicatrices “innecesarias”. Por su parte, con frecuencia, los hematomas pequeños se curan solos sin necesidad de aspiración o eliminación quirúrgica. Una evaluación física luego del estiramiento facial puede determina las medidas a tomar.

estiramiento-facial-hematomasFactores genéticos

Muchas variables que contribuyen a los hematomas pueden controlarse. Así, la preparación, las técnicas quirúrgicas y el cuidado postoperatorios adecuados son indispensables para minimizar el riesgo. Sin embargo, algunos factores están más allá del control de los doctores y los pacientes. Por ejemplo, se sabe que 8 % de los hombres están predispuestos a experimentar este problema.

Por otro lado, la taza de hematomas en pacientes femeninos es de 1 % a 3%. Tienen menos probabilidades de sufrir este problema porque su piel facial está menos vascularizado que el de los hombres, en especial alrededor del área de la barba.

Anticoagulantes

Otro factor relacionado con un mayor riesgo de sufrir hematomas es el uso de anticoagulantes, como la aspirina, los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos y los antiagregantes plaquetarios. Por eso, es regla común es evitarlos al menos tres semanas (a veces más) antes de la cirugía.

Algunos suplementos de hiervas que pueden comprarse con facilidad sin receta médica tienen el mismo efecto anticoagulante en la piel. Algunos de los más comunes son el té verde, el ginseng, el cardo mariano, entre otros.

Los productos con tabaco, los tratamientos para dejar de fumar y el alcohol también tienen efectos perjudiciales en la formación de coágulos de sangre. Esto no solo causa un incremento en el riesgo de hematomas, sino también una amplia variedad de complicaciones a corto y largo plazo. Estas incluyen una mala cicatrización, necrosis en la piel y resultados cosméticos pobres.

Presión sanguínea

Para evitar o minimizar aún más el riesgo de hematomas y sus subsecuentes complicaciones, debe mantenerse una presión sanguínea normal antes y después de la cirugía. Según un estudio realizado a 229 pacientes de estiramiento facial, aquellos con hipertensión no controlada eran más propensos a experimentar hematomas en comparación con las personas cuya presión arterial estaba controlada.

Debido a que la hipertensión es un problema médico relacionado con la edad, es común en pacientes de estiramiento facial de cincuenta a más años. Por eso, muchos cirujanos plásticos intercambian información con el médico general del paciente para que la cirugía sea razonablemente segura.

Los factores postoperatorios, como las actividades rigurosas, las náuseas, los vómitos, la tos e incluso el estrés también incrementan el riesgo de formación de hematomas. Por eso, una regla fundamental es mantener la presión arterial y el ritmo cardiaco normales durante la etapa inicial de curación. De esta forma, se evitará acumulación de sangre debajo de la piel.

En la clínica de cirugía plástica y estética Ronmy Mendez te indicaremos cómo evitar los hematomas luego del estiramiento facial. Si deseas separar una cita, comunícate con nosotros

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
29, Julio, 2017Martin0 Comments

Martin author

cirujano plástico con Master en Docencia e Investigación en Salud.
Ver artículos

Déjanos tu comentario