El estereotipo del cuerpo perfecto es algo deseado por muchas mujeres, es por eso que otra opción a llevar una vida sana, es tomar la decisión de operarse la parte del cuerpo con la que no se está conforme.

Una de las intervenciones quirúrgicas plásticas más usadas mundialmente es la mamoplastia,  es una cirugía plástica que se enfoca en disminuir, corregir o aumentar el tamaño de los senos.

Es considerada una candidata para un aumento de busto a aquellas mujeres quienes no tuvieron un desarrollo adecuado de la glándula mamaria durante la adolescencia (poco volumen); quienes después de la lactancia el busto no regresó a su tamaño normal, cuando hay disminución del tamaño por pérdida de peso o para quienes cuentan con volumen adecuado pero que desean mucho más.

¿Cómo y dónde se coloca un implante mamario?

La colocación de un implante mamario por lo general se hace por dos vías de acceso,  por el pezón o vía aureolar o por el surco debajo del busto (submamario). Es necesario un soporte  para que el implante o se perciba o se vea. Las capas que cubren al implante son la piel, la grasa debajo de esta última, la glándula mamaria y en ocasiones el músculo. El cirujano determina de acuerdo a las condiciones del grosor del tejido adiposo o graso de cada paciente si la prótesis  se coloca por debajo de la glándula mamaria o bien sea por debajo de músculo.

Lo más importantes para realizar cualquier procedimiento independientemente del tratamiento que se vaya  a efectuar es saber cuáles son las repercusiones que puede acarrear este tipo de intervención.

Si no te sientes bien contigo misma con respecto al tamaño de tus senos, puedes realizar la mamoplastia sin ningún problema antes de salir embrazada, ya que esta no afectará de ninguna manera al momento de la lactancia. Siempre y cuando no se haya dañado el tejido glandular durante la colocación del implante o salvo si la intervención va enfocada en la disminución o reducción importante de las mamas, donde se vean comprometidos los conductos imprescindibles para la lactancia, aunque por lo general este tipo de mamas grandes no son buenas productoras de leche materna.

Además esta situación dependerá de la técnica quirúrgica que se realice y puede variar de acuerdo a la anatomía individual de cada paciente. La cirugía que ha mostrado mayor capacidad de lactancia es la aquella donde la aureola y el pezón no se separan totalmente de la mama.

La capacidad de lactancia está asociada a la existencia de lóbulos glandulares, la presencia de conductos mamarios o galactóforos que conecten estos lóbulos con el pezón y la sensibilidad nerviosa del pezón para iniciar el reflejo de succión.

En la glándula mamaria intacta existen de 15 a 20 lóbulos conectados cada a uno al conducto galactóforo, el cual se encarga de llevar la leche de los lóbulos al pezón.  Aún no se conoce cuantos lóbulos son necesarios para hacer posible la lactancia, después de la disminución de senos gran número de conductos pueden permanecer intactos y los que son dañados tienen posibilidad de conectarse, lo que se conoce como recanalización.

Es por esto, que cuando se procede a realizar la técnica que va dedicada a la separación completa de la aureola y el pezón de la mama, la posibilidad de la lactancia es nula.

Cuando se habla de otras técnicas de reducción mamaria el procedimiento más recomendado es el del el pedículo inferior, el cual se basa en la  disminución del seno por debajo de la de la aureola, esta forma de cirugía es la que ofrece mejores resultados para la lactancia y preserva de mejor manera las partes nerviosas de la mama.

¿Si me coloco implantes cuanto tiempo es adecuado esperar para salir embarazada?

El tiempo ideal para salir embarazada es de 1 a 3 años, luego de la realización de la cirugía.  Lo recomendado es como mínimo 6 meses entre la colocación del implantes mamario y el embarazo.

Luego de esperar el tiempo prudencial para salir embarazada después de haberse colocado las prótesis mamarias para el aumento de senos,  es posible que debido a  la lactancia los senos tomen un aspecto más flácido  o  se deformen,  lo que conlleve a tener que volver a realizar la cirugía mamaria por inconformidad con el aspecto de los mismos.

Es importante recalcar que la cirugía no puede realizarse de ninguna manera en estado de embarazo, debido a que durante la misma se usan medicamentos que pueden tener efectos adversos e incidir en el desarrollo del bebé.

¿Se pueden colocar implantes durante la lactancia? ¿Cuánto debo esperar?

Definitivamente, no. Se debe conocer que lo correcto es esperar por lo mínimo un año posterior al término de la lactancia del bebé. Porque durante el embarazo y la lactancia el volumen del seno aumenta y puede realizarse un diagnóstico erróneo del tamaño a implantar.

Es de suma importancia siempre que se vaya a ejecutar un procedimiento  quirúrgico conocer cuáles son las mejores formas de hacer el mismo. Para saber cómo paciente cual es el tratamiento más adecuado y conveniente de acuerdo a las necesidades de cada quien y además el que pueda generar la menor cantidad de riesgos y efectos adversos. Consulta siempre a un médico especializado y certificado.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en valorar el post)

¿TIENES ALGUNA DUDA?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más de 10 000 operaciones con éxito