Una cirugía plástica siempre debe realizarse en las mejores condiciones posibles y un embarazo es un momento delicado en la vida de toda mujer. Por eso, siempre será mejor posponer cualquier tipo de cirugía si estás pensando en quedarte embarazada o crees que podrías estarlo. Mientras estemos embarazadas, siempre evitaremos una cirugía, a menos que se trate de una situación de emergencia, que comprometa la calidad de vida o la vida de la madre o del feto.

Así pues, no tiene mucho sentido realizar una cirugía estética, por lo que deberías advertir a tu cirujano si tienes una vida sexual activa para poder descartar esa posibilidad. Una cirugía podría estar indicada solo en situaciones muy especiales. Por un lado, la paciente podría tener cicatrices retráctiles que impidan la expansión normal de su pared abdominal, algo necesario para la gestación correcta del feto. En este caso, se debería operar a partir del cuarto mes. Por otro lado, también podemos encontrar condiciones de urgencia, como quemaduras, fracturas o accidentes.

Aun así, nueve meses es un periodo bastante largo en el que se pueden dar situaciones de todo tipo. En cada momento, el especialista deberá evaluar el diagnóstico de la enfermedad o condición concreta y tener en cuenta la etapa gestacional de la madre. Mientras algunas intervenciones deben realizar de inmediato, otras pueden esperar durante este tiempo y posponerse. Estas situaciones de emergencia podrían ser, por ejemplo, la extracción del apéndice y la vesícula biliar, las operaciones más comunes en estos casos. La apendicectomía debería practicarse sin demora. En cambio, la inflamación de la vesícula se puede intentar controlar con antibióticos y dieta hasta poder operar durante el segundo trimestre.

Es muy importante intentar no hacerlo durante los primeros tres meses, pues son los momentos más críticos. En este periodo, aumentamos las posibilidades de aborto o de alterar el desarrollo del feto. En el tercero, podríamos provocar un parto prematuro. Así pues, el momento idóneo sería el segundo trimestre, pero siempre se monitorizará sus funciones vitales y controlará que no le pasa absolutamente nada.

Cirugía en el embarazo¿Por qué no es recomendable pensar en una cirugía si va embarazarse?

Una operación puede poner en peligro el desarrollo del feto. Si hay que operar, esta es una de las principales preocupaciones del cirujano durante el proceso. Si fuera necesario, se realizaría la intervención intentando afectar lo menos posible al feto.

En primer lugar, habrá que tener mucho cuidado con la anestesia. El efecto de los anestésicos en mujeres embarazadas se multiplica, por lo que es especialista deberá reducir la cantidad que administra a la paciente en al menos un 30%. Además, se intentará intervenir con anestesia local, siempre que sea posible. Las benzodiacepinas son consideradas seguras en dosis médicas, pero el óxido nitroso se intenta evitar durante los dos primeros trimestres para no arriesgarse a alterar el ADN del feto.

En segundo lugar, existen ciertos tipos de cirugías que son más peligrosas en situaciones de embarazo, por lo que deberemos evitarlas a toda cosa. Por un lado, tenemos la cirugía abdominal y pélvica que puede crear una situación de riesgo de aborto o parto prematuro. Por el otro lado, fenómenos de hipertensión o hipotensión perioperatorios pueden tener cierto efecto sobre el flujo uterino.

También debemos considerar que hay muchas cirugías que se recomiendan realizar tras el embarazo, porque este es un proceso que ocasionará importantes cambios estructurales en la madre. Por ejemplo, notaremos cambios en la pared abdominal, así como acumulación de depósitos de grasas en ciertas partes del cuerpo.

El abdomen cambia mucho durante el embarazo por el estiramiento de las estructuras musculares y de la piel. Según su constitución y otros factores como el tipo de alimentación, estos cambios pueden ser mayores o menores. Los músculos de esta zona también se verán afectados y pueden mostrar cierta flacidez después del parto. Lo mismos ocurre con la piel, pues se somete a un proceso de estiramiento durante el embarazo y pueden producir efectos como estrías o flacidez.

Estas alteraciones estructurales y endocrinas conducen a unos cambios que pueden ser temporales o pasajeros, dependiendo de múltiples factores: aumento de peso, tamaño del feto, hipertrofia de las mamas, trastornos en la pelvis y la calidad de la piel.

Luego de mi embarazo ¿Cuánto tiempo debe pasar para ir a cirugía?

Hay muchas mujeres que tras el parto no tienen ninguna duda y acuden en seguida a un cirujano plástico para poder recuperar la silueta. Sin embargo, las cosas no deben hacerse con prisas. El cuerpo necesita cierto tiempo de recuperación antes de someterse a cualquier tipo de operación estética.

Los cirujanos plásticos suelen recomendar un periodo de espera de entre seis meses y un año. Con este tiempo, dejamos al útero que vuelva a su tamaño original y que la piel recupere también su forma.

Es importante también esperar a terminar la lactancia, en el caso de que la mujer haya decidido amamantar a su hijo y quiera arreglarse esta zona. En el caso de esta operación, al igual que una abdominoplastia o cirugía reconstructiva de esta zona, los especialistas recomiendan esperar hasta no tener más hijos para realizarse estas intervenciones. Si pasamos por quirófano para eliminar la flacidez de nuestro estómago, por ejemplo, volveremos a tener la misma situación cuando nos volvamos a quedar embarazadas.

También es importante que la mujer embarazada procure llevar una dieta equilibrada y saludable durante su embarazo. Es mucho más fácil recuperar la figura si hemos aumentado 12 kilos que si han sido 25. Otro factor que nos puede ayudar con este objetivo es la práctica regular de ejercicio. Si lo hacemos, nuestros músculos podrán recuperar mucho más rápido tras el parto.

Finalmente, recuerda que es importante llevar una vida sana en todo momento y que el uso del bisturí por sí solo no realizará milagros. Si quieres estar contenta con tu silueta, puedes realizarte alguna intervención para corregir pequeños retoques que no podrías hacer por ti sola, pero deberás llevar un estilo de vida adecuado para que esos cambios positivos sean permanentes.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sé el primero en valorar el post)

¿TIENES ALGUNA DUDA?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más de 10 000 operaciones con éxito