Escríbenos: 999-488-746 Reservar cita
blog-img

cáncer de piel: Causas y tratamiento médico

Durante los últimos años, las diferentes investigaciones y estudios han podido determinar muchos factores de riesgo clave para el cáncer de piel, aunque aún no está del todo claro el proceso de cómo pueden producirlo.

La gran mayoría de cáncer de piel de células basales y células escamosas es provocada por la excesiva exposición de la piel a los rayos ultravioleta, tanto del sol como de fuentes artificiales como las pantallas bronceadoras.

Estos rayos pueden dañar nuestro ADN en el interior de las células de la piel. Los genes contienen todas las instrucciones necesarias sobre el funcionamiento de nuestras células. Algunos de ellos ayudan a controlar cuándo nuestras células crecen, cuándo se dividen y mueren.

El cáncer puede ser provocado por cambios en nuestro ADN que activan los oncogenes o desactivan los genes encargados de suprimir los tumores. Normalmente, se necesita que varios genes sufran cambios para que la célula se vuelva cancerosa.

Otras veces, el daño al ADN en las células de la piel afecta a genes que se encargan del crecimiento y la división de las células. Generalmente, las células son capaces de reparar ese daño causado, pero hay ocasiones en que ese daño resulta en ADN anormal. Ese es el primer paso para que se origine un cáncer.

Los investigadores aún no conocen del todo el desarrollo de los cambios del ADN que acaban produciendo cáncer de piel. No obstante, han encontrado que muchas células en los casos de cáncer de piel tienen importantes cambios en aquellos genes que se encargan de la supresión de tumores.

¿En qué consiste el cáncer de piel?

El cáncer de piel puede tener el aspecto de varias marcas en nuestra piel. Las primeras señales de aviso pueden ser la aparición de una nueva masa, una mancha o incluso una protuberancia que esté creciendo durante cierto tiempo. También se puede dar el caso de que sea una úlcera que no sane en un periodo de tres meses. Ahora, veamos cómo suelen aparecer los diferentes tipos de cáncer de piel y cuáles son los principales síntomas.

Los carcinomas de las células basales aparecerán en forma de zonas de color rojo, planas y con escamas, o de pequeñas áreas cerosas, con un tono brillante y translúcidas con un pequeño relieve. Estas áreas suelen sangrar con una mínima lesión. También se pueden hacer visibles uno o más vasos sanguíneos irregulares o aparecer áreas de color azulado, marrón café o negro.

Los carcinomas de células escamosas suelen surgir en forma de protuberancias que crecen. A menudo, tienen una superficie áspera o el aspecto de una mancha rojiza en la piel que crece de manera paulatina. Hay que tener cuidado con estos síntomas, pues las manchas pueden desarrollarse de forma plana, por lo que solo hay mínimos cambios respecto a nuestra piel normal.

El sarcoma de Kaposi empieza de forma general como una pequeña zona similar a un morado que se acaba convirtiendo en un tumor.

La micosis fungoide empieza como una pequeña erupción, normalmente en los glúteos, la zona de las caderas o incluso la parte inferior del abdomen. Puede tener el aspecto de una alergia en la piel o alguna irritación.

Los tumores de los anexos suelen aparecer como protuberancias dentro de la dermis.

Finalmente, los sarcomas se manifiestan como masas grandes debajo de la superficie de la piel. Los tumores de células de Merkel aparecen como nódulos de color rojo púrpura o de llagas en el rostro o en brazos y piernas.

¿Cómo evitar el cáncer de piel?

Sin duda, lo mejor que puedes hacer para reducir el riesgo de desarrollar algún tipo de cáncer de piel es evitar exponerte sin protección al sol o cualquier otra fuente de luz ultravioleta. Es evidente que la manera más sencilla de evitar esa exposición excesiva es mantenerse alejado del sol y ponerse a la sombra cuando sea posible. Esto es realmente importante hacia el mediodía, cuando la luz ultravioleta suele ser más intensa.

Además, podemos tomar una serie de medidas para mejorar nuestra protección cuando estamos expuestos al sol:

Protégete con ropa, con una camisa y hasta un sombrero o gorra en los días de más calor. Las telas apretadas suelen ofrecer una mayor protección al sol. Para la cara, también puedes utilizar gafas de sol para proteger nuestros ojos y la piel alrededor de estos.

Utiliza una crema de protección sol con un factor de protección mínimo de 15. Las personas de piel clara suelen quemarse con facilidad, por lo que deberían utilizar más protección. Si vas a la playa, recuerda aplicarte la loción cada cierto tiempo y refrescarte. Intenta evitarla en las horas de mayor intensidad solar.

Evita las cabinas bronceadoras. Esto solo contribuye a exponernos más a la luz ultravioleta sin ningún tipo de protección. Ya hay muchos estudios que vinculan su uso con la aparición de cáncer de piel.

El tratamiento para el cáncer de piel

El tratamiento más común suele ser la extirpación, que puede realizarse con la conocida cirugía de Mohs. Sin embargo, esto depende de la localización y el tamaño de la mancha o tumor. Veamos algunos de los tratamientos más comunes para el cáncer de piel:

Escisión simple: extirpamos el tumor y parte del tejido que lo rodea.

Cirugía de Mohs: eliminamos la capa de la piel que está afectada por el cáncer y posteriormente extraemos el tejido de alrededor para poder compararlo.

Cirugía con láser: se utiliza sobre todo en carcinomas superficiales para evaporar las células cancerosas.

Electrodesecación: el tumor se extrae con un raspado del tejido para tratar la zona con una aguja eléctrica y destruir las células cancerosas que resten.

Quimioterapia: normalmente se utiliza un medicamento conocido como fluoracilo. Se usa de forma tópica y llega a las zonas más superficiales. Solo se utiliza en condiciones premalignas. El medicamento enrojece la zona donde se aplica y la hace más sensible al sol.

Radioterapia: se emplean rayos X para destruir las células cancerígenas. El tratamiento tiene corta duración y se utiliza en pacientes que no pueden someterse a cirugías. Tiene un mayor éxito en los tipos de cáncer que se encuentran en estadios bajos, pero también se puede utilizar como complemento a la cirugía.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Dra. Ronmy Mendez

Dra. Ronmy Mendez author

cirujano plástico con Master en Docencia e Investigación en Salud.
Ver artículos

Déjanos tu comentario