Escríbenos: 999-488-746 Reservar cita
blog-img

El aumento de pómulos en la cirugía estética

La armonía de nuestra cara se basa tanto en la estructura del rostro como en la proporción de los diferentes elementos que la forman. Algunos ángulos y proporciones, si no están en armonía, pueden causar un resultado estético que no deseamos.

Para estos casos, dentro de la cirugía estética, tenemos la posibilidad de aplicar volumen a ciertas zonas con el objetivo de modificar el conjunto.  Por ejemplo, si aplicamos volumen a nuestros pómulos, modificaremos sus ángulos y conseguiremos una apariencia más definida de nuestra cara.

Así pues, el aumento de pómulos es un proceso quirúrgico que se realiza con fines estéticos con el objetivo de realzar las mejillas en el rostro del paciente. Para aumentar el volumen, el cirujano plástico puede colocar un implante sólido en las mejillas, inyectar grasa del propio paciente o incluso materiales de relleno para tejidos blandos.

Esta operación se puede combinar con otros tratamientos cosméticos, como el estiramiento facial, la rinoplastia o la liposucción. El aumento de pómulos por sí solo es un procedimiento relativamente sencillo que otorga una nueva estructura a esa zona y equilibra nuestros rasgos faciales, a la vez que rejuvenece nuestro aspecto.

¿En qué consiste el procedimiento de aumento de pómulos?

Los pómulos otorgan la forma a nuestras mejillas y son consecuencia directa de la prominencia de los huesos de nuestra cara. Podríamos decir que esta zona, junto a los labios, es una de las partes que da al rostro más elegancia, armonía y belleza. Gracias al aumento de pómulos, podemos obtener unos pómulos firmes y mejor definidos y tener, por fin, ese aspecto sensual y joven.

Con el paso del tiempo, debido a algunos factores como la vejez, la constitución de nuestros huesos o ciertas enfermedades, los pómulos pueden notarse un poco aplanados, perder el volumen e incluso estar descolgados. Esta ausencia de volumen conlleva un desequilibrio en el óvalo de la cara y cierto aspecto de cansancio y vejez.

Este procedimiento es capaz de angular nuestras facciones y devolvernos esa armonía, belleza, juventud y sensualidad perdidas al rostro.

Existen varias posibilidades a la hora de realizar este tratamiento. Lo podemos realizar mediante infiltraciones de sustancias que son reabsorbibles, como lo es el ácido hialurónico. Esta sustancia se infiltra en el área del pómulo como material de relleno. Actualmente, el aumento de pómulo se ha convertido en una de las técnicas más demandadas en el ámbito de la cirugía estética ya que puede otorgar un alto grado de satisfacción a la persona.

Dependiendo de la edad de la persona, se puede realizar con la persecución de varios objetivos:

En personas jóvenes, se suele buscar una cara más angulosa y con facciones marcadas.

En personas de edad más madura, se intenta recuperar volúmenes perdidos para conseguir una mejilla más elevada y una apariencia más juvenil.

En definitiva, se trata de un proceso prácticamente indoloro que ofrece resultados seguros, muy fiables y de aspecto muy natural.

Aumento de pómulos ¿Quiénes son candidatos para el aumento de pómulos?

Si crees que a tu rostro le falta cierta estructura, que tus pómulos quizás son muy planos o, por cualquier razón, los pómulos no tienen las proporciones que deberían tener, es posible que necesites este tipo de intervención para obtener un mejor aspecto. Si tienes cualquier duda, no olvides que un cirujano puede ayudarte a decidir si este proceso es la mejor solución para tu caso.

Con un cuidadoso estudio de tu caso particular y la valoración del equipo profesional, el cirujano podrá determinar si los cambios en el volumen de los pómulos es la opción que necesitas para mejorar el aspecto global de tu rostro. Siempre es importante tener unas expectativas realistas de lo que puedes conseguir y la conversación con tu especialista es clave en este punto.

Tipos de aumento de pómulos

Como hemos comentado, existen varios tipos de aumento de pómulos y los dos principales son los siguientes:

Por un lado, encontramos la cirugía de implantes faciales. En este procedimientos utilizaremos un implante sólido de silicona o un material similar. La implantación de la prótesis del pómulo se realiza a través de la parte más interna del ojo o por la boca. Así, evitamos que la cicatriz sea visible.

Por el otro, tenemos los rellenos faciales con tejido blando. Se trata de alternativas temporales y menos invasivas que los materiales tratados anteriormente. Estamos hablando de materiales como el colágeno o el ácido hialurónico.

Estas infiltraciones podemos dividirlas en dos tipos: los rellenos biodegradables y los rellenos no biodegradables. Mientras que los rellenos biodegradables, como el ácido hialurónico, ofrecen resultados temporales de hasta dos años, los no biodegradables te otorga una apariencia permanente.

Finalmente, también tenemos la opción del lipofilling o lipoestructura, que puede ser conocida como transferencia o trasplante de grasa. Se trata de un tratamiento muy popular para rellenar el contorno de los pómulos. Para este objetivo utilizaremos la grasa sobrante de otra parte de nuestro propio cuerpo. En la mayoría de casos se trata del abdomen o las caderas, zonas donantes que pueden aportar volumen adicional a nuestros pómulos.

La lipoescultura es un tipo de lipofilling más mejorado. Suele utilizarse intensivamente para mejorar tanto la forma como las facciones de la cara de los pacientes. Ofrece un resultado más previsible que el del lipofilling y es permanente.

Beneficios de aumento de pómulos

El aumento de pómulos en pacientes de mayor edad puede ayudar a avivar la mirada, sobre todo si las personas tienen los ojos más hundidos por el paso del tiempo. Las mujeres jóvenes con pómulos planos también pueden aprovecharse de los beneficios de esta intervención. De este modo podrán conseguir un aspecto más atractivo, seductor y similar a los cánones de belleza actuales.

Los pómulos subdesarrollados pueden provocar que otros rasgos de nuestra cara parezcan más prominentes, con lo que se creará un desequilibrio nada estético. Otro beneficio de aumento de pómulos es que puede cambiar el tamaño de las mejillas para corregir algunos defectos de nacimiento o que han podido ser causados por alguna lesión pasada.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Dra. Ronmy Mendez

Dra. Ronmy Mendez author

cirujano plástico con Master en Docencia e Investigación en Salud.
Ver artículos

Déjanos tu comentario